27 febrero, 2024

Motivación del Personal en un Hotel

Para lograr una motivación en el establecimiento hotelero, primero debemos identificar los talentos o habilidades del personal que lo conforman.
Es bueno que cada cierto tiempo se refuercen los valores corporativos al igual que la filosofía del hotel con los empleados. Intenta crear un vínculo de pertenencia y considérelos como clave esencial dentro de la gestión y/o dirección general de tu hotel. También se puede compartir con ellos alguno de los posibles cambios que tenga en mente para el hotel en general, como por ejemplo las nuevas políticas a implementar, mejoras o avances tecnológicos y hasta la información referente al progreso económico y comercial de la empresa.
En el actual mundo laboral, donde la competencia no sólo es entre las personas por obtener los mejores puestos, sino también entre las empresas por atraer y retener, al mejor talento, es muy importante motivar a tu personal y hacerlo satisfecho dentro de la empresa, así evitarás la rotación y podrás tener a los mejores colaboradores.
Es muy importante que enfoques parte de tus esfuerzos empresariales en buscar estrategias e implementarlas para motivar a tu personal y ofrecerles la posibilidad de desarrollar su talento a su máximo potencial.
Una manera sencilla, por lo menos en la teoría, de mantener a tus colaboradores a gusto es la creación de un ambiente libre, donde la comunicación fluya; puedes lograr esto estableciendo reuniones periódicas con tu personal en las cuales se compartan problemas, experiencias y conocimientos de manera que se logre un crecimiento personal, profesional y empresarial. Hazlos sentir a gusto con lo que hacen, pero que también disfruten su vida personal; de ser posible, evita los horarios de 8 o más horas, “regala” días libres de vez en cuando y paga horas extras. Este tipo de estrategias harán que tus empleados se sientan más motivados y a gusto en el trabajo que desempeñan para la empresa, volviéndolos más productivos y más felices.
A nivel de trato personal:
El simple hecho de conocer el nombre de tus empleados, es una motivación, ya que muestra interés por el trabajador y no se siente como un número más.
La consolidación de necesidades personales también es motivador. Tener un poco de ética y respeto por la individualidad. Si una madre tiene que ir al médico con sus hijos; permítalo.
A nivel de conocimientos:
Es importante que sepan que hay posibilidad de ascenso y desarrollo dentro de la empresa. Honestidad 100%. No vender ilusiones. Dar la oportunidad de poder ascender.
Los cursos de formación donde alcanzar nuevos conceptos son motivantes.
La competitividad dentro del mismo grupo puede ser motivante si no existen envidias.
A nivel de trabajo:
El simple agradecimiento al finalizar un trabajo, puede ser muy motivador.
Habilitar un espacio para el empleado del mes es importante. El empleado del mes se consigue a partir del reconocimiento por los hechos. Que reconozcan tu trabajo es muy motivador.
La rotación de tareas es importante. Evitarás que el trabajo de tu empelado sea monótono, tenga afán por aprender cosas nuevas. La monotonía puede afectar en el comportamiento del empleado. Necesitamos que estén bien al 100%.
Un buen ambiente de trabajo, evitando malos «rollos», puede ayudar a llevar el día mejor.
Crea un ambiente libre, donde la comunicación fluya.
Para esto debes establecer un cronograma de reuniones periódicas en las que todos los trabajadores compartan sus problemas, experiencias y conocimientos.
Incentiva la participación en la toma de decisiones.
Esto tiene que ver con aspectos relacionados con su trabajo y temas para los cuales están capacitados.
Evalúa el desempeño.
Intenta felicitar al trabajador cuando realice una buena gestión o explica qué medidas correctivas debe asumir cuando no se alcanzan los objetivos.
Intentar que los horarios no duren ocho horas.
Si es necesario entrega un día libre y paga horas extras.

Administrar un hotel día y noche otorga mucha satisfacción. Sin embargo, no deberíamos confiarnos. Hay días buenos y días malos. Hay días lentos y días ocupados. Dicho esto, no se puede negar que la sensación de sentirse agotado es muy probable.
Tal vez este sea el motivo por el cual el negocio hotelero tiene una de las tasas más altas de abandono entre todas las industrias. Además, esto enfatiza la importancia de tener programas y estrategias implementados para mantener motivado al personal.