25 mayo, 2024

Para una buena comprensión del problema que afecta a nuestro país desde hace décadas comenzaremos explicando el concepto de Inflación. Llamamos inflación  al aumento generalizado y sostenido de los precios de bienes y servicios en un país durante un periodo de tiempo sostenido, normalmente un año. Cuando el nivel general de precios sube, con cada unidad de moneda se adquieren menos bienes y servicios. Es decir, que la inflación refleja la disminución del poder adquisitivo de la moneda: una pérdida del valor real del medio interno de intercambio y unidad de medida de una economía. Para medir el crecimiento de la inflación se utilizan índices, que reflejan el crecimiento porcentual de una canasta básica ponderada.

¿Cómo se mide la inflación en Argentina?

En nuestro país se utiliza un indicador conocido como IPC. Las siglas provienen de las palabras Índice de Precios al Consumidor. Para calcularlo se tienen en cuenta dos factores principales: una canasta familiar básica (bienes y servicios) por un lado, y los precios de dichos bienes y servicios, por el otro. Así, se calcula el total del gasto. Al mes siguiente se repite el proceso y se analiza qué precio tiene. Si el precio es mayor, ese porcentaje representa la inflación.

En concreto, un índice inflacionario tiene que medir cuál es el gasto necesario mínimo que un hogar tiene que hacer para poder conseguir el mismo nivel de bienestar a lo largo de un tiempo determinado.

¿Qué organismo es el encargado de medir la inflación?

El organismo estatal que mide la inflación en Argentina es el INDEC (Instituto Nacional de Estadísticas y Censos). Este organismo informa cuál es la inflación oficial, en base a la cual el Gobierno toma las decisiones en materia de economía. El director del Indec es Jorge Todesca desde que ha comenzado la administración de Mauricio Macri.

Debido a que el Indec es un organismo del Gobierno no faltan los detractores que creen que sus relevamientos no son fieles. A este dato que arroja todos los meses es al que se lo conoce como inflación Indec. Como contraposición se ha creado otra forma de medir la inflación, que ya no es por parte del oficialismo. Se trata del llamado IPC Congreso. El mismo toma nueve índices de consultoras privadas de las más grandes de la región y datos públicos provinciales  y elabora un promedio de todos ellos. Entre los índices con que se elabora el IPC Congreso 2017 figuran los índices de inflación oficiales de San Luis y de la Ciudad de Buenos Aires (CABA).

¿Cuáles son las principales causas de la inflación en nuestro país?

La inflación en nuestro país se debe a en primer lugar los costos, esto ocurre cuando suben los costos de producción. Lo puede deberse al aumento de los precios de las materias primas, impuestos o suba en los costos de mano de obra. El conjunto de estos factores culmina en que los productores tengan que aumentar los precios de los productos o servicios para poder seguir llevando adelante su actividad. Otro de los factores causantes de la inflación es la demanda, se da en aquellos casos en que la demanda general sube pero, a la par, la oferta del sector productivo no logra poder darle respuesta a dicha demanda. Esto deriva en que los precios suban. En algunos casos el motivo de la inflación se debe a que esta es autoconstruida, en este caso la inflación se detona cuando se cree que los precios van a crecer en el futuro próximo. Como respuesta directa, los productores deciden subir los precios para estar cubiertos ante eventualidades y vaivenes económicos. Por último vamos a hablar de otro motivo este ocurre cuando la emisión de moneda se dispara, esta es una de las causas de la inflación argentina histórica, se da cuando el estado nacional decide emitir un mayor número de billetes. Por esta razón hay más billetes circulando para adquirir el mismo número de bienes y servicios. El valor del dinero cae y hace falta más dinero para comprar el mismo bien.

Medidas para combatir la inflación en Argentina

  • Para lograr un crecimiento sostenido se requiere estabilidad de precios. En este contexto, si bien no es fácil ni rápido bajar el nivel de inflación es oportuno repasar qué nos dice la literatura económica sobre cómo resolver este problema. Podemos enumerar estos cuatro puntos básicos.

 

  • Cuentas públicas disciplinadas: con superávit fiscal, el BCRA podría comprar el sobrante de dólares de la balanza comercial con ahorro genuino (para mantener el tipo de cambio) y no con emisión monetaria. Para que haya un excedente fiscal hay dos alternativas: aumentar los ingresos o bajar los egresos. Para la primera hay poco margen de acción dada la presión tributaria récord, en la segunda el campo para actuar es extenso y habría que aplicar programas que conlleven a una desaceleración significativa del gasto. Resolver la cuestión fiscal es fundamental para el proceso de “desinflación”.
  • Política monetaria restrictiva: La autoridad monetaria no debe ser una de las principales fuentes de financiación del Tesoro. La expansión monetaria no hace otra cosa que desvalorizar la moneda y con ello aumentar el precio de los bienes. Pero si no se arregla el tema fiscal, este punto difícilmente pueda ejecutarse.
  • Políticas para atraer inversiones: Es necesario recrear las condiciones necesarias para que la iniciativa privada se expanda, que haya previsibilidad, reglas de juego claras y sobre todo respeto a los derechos de propiedad. Las confiscaciones y expropiaciones operan en contra de la estabilidad de precios.
  • Abrir el comercio exterior: cerrar importaciones no hace otra cosa que limitar la competencia. Ergo, los precios locales aumentan. Hay que liberalizar el comercio internacional.

Conclusión

Lo que podemos destacar del informe es que la inflación es un problema que afecta a nuestro país hace años. La solución no es instantánea, pero si se toman las medidas adecuadas es un tema que se podrá solucionar.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *