22 mayo, 2024

Cada año en el mundo siete millones de personas mueren por causa del cigarrillo, lo que equivale, en promedio, a una muerte cada 5 segundos, de los cuales 40.000 son Argentinos. 

Datos y cifras 

-El tabaco mata hasta a la mitad de sus consumidores. 
-El tabaco mata cada año a más de 7 millones de personas, de las que más de 6 millones son consumidores del producto y alrededor de 890 000 son no fumadores expuestos al humo de tabaco ajeno. 
-Casi el 80% de los más de mil millones de fumadores que hay en el mundo viven en países de ingresos bajos o medios. 

La causa de estas muertes genera gastos por 1,4 billones de dólares durante ese lapso por los fondos que se destinan a salud, la pérdida de productividad y la degradación medioambiental. 

Para 2030, alrededor del 80% de las muertes relacionadas al tabaco en todo el mundo serán en los países de bajos y medianos ingresos. 

Muchos estudios muestran que en los hogares más pobres, el gasto en productos de tabaco puede representar más del 10% del ingreso familiar, lo que significa menos dinero para comida, educación y atención médica. 

Se estima que el 50% del cigarrillo está compuesto por hojas de tabaco, el 30% por tabaco reconstituido y el 20% por tabaco expandido con dióxido de carbono. Las hojas de tabaco contienen nicotina. La nicotina se absorbe rápidamente y llega al cerebro en unos 10 segundos lo cual explica su alto poder adictivo. 

Los especialistas determinaron que los desechos del tabaco contienen más de 7.000 químicos tóxicos que envenenan no solo la atmósfera, sino los suelos, mares y los cursos de agua.  

El número de fumadores se ha ido reduciendo desde el año 1980, actualmente se calcula que hay unos 1.000 millones de fumadores en el mundo. En concreto, el número de fumadores varones ha disminuido un 25 % y el de mujeres un 42 %.  
 
Como consecuencia del aumento de la población, el número de fumadores y el de cigarrillos consumidos se ha incrementado. En efecto, el porcentaje de varones fumadores ha aumentado un 41 % y el de mujeres un 7 %. Es decir, de 721 millones de fumadores en 1980 se ha pasado a 967 millones en 2012.  

Humo ajeno es el que llena restaurantes, oficinas y otros espacios cerrados cuando la gente quema productos de tabaco como cigarrillos, bidis y pipas de agua. El humo del tabaco contiene más de 4000 productos químicos, de los cuales se sabe que al menos 250 son nocivos, y más de 50 causan cáncer. 

-En los adultos, el humo ajeno causa graves trastornos cardiovasculares y respiratorios, en particular coronariopatías y cáncer de pulmón. Entre los lactantes causa muerte súbita. En las mujeres embarazadas ocasiona bajo peso ponderal del recién nacido. 

-Casi la mitad de los niños respiran normalmente aire contaminado por humo de tabaco en lugares públicos. 

-El humo de tabaco ajeno causa alrededor de 890 000 muertes prematuras cada año. 

-En 2004, los niños representaron el 28% de las defunciones atribuibles al humo de tabaco ajeno. 

Todas las personas deberían poder respirar aire sin humo. Las leyes contra el humo protegen la salud de los no fumadores, son bien acogidas, no perjudican a los negocios y animan a los fumadores a dejar de fumar. 

Más de 1300 millones de personas, o el 18% de la población mundial, están protegidas por leyes nacionales integrales sobre espacios sin humo. 

Para la OMS, la solución pasa por reducir el consumo del tabaco a través de una medida central que, paradójicamente, es por la que menos gobiernos se deciden: aumentar los precios y los impuestos sobre el tabaco. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *