22 mayo, 2024

A partir de lo propuesto por el documental El Mundo según Monsanto creado por la periodista investigadora francesa Marie Monique Robin, podemos señalar los peligros resultantes del crecimiento exponencial de los cultivos de transgénicos, que en 2007 cubrían 100 millones de hectáreas, con propiedades genéticas patentadas en un 90% de dicha empresa. La investigación, de tres años, se basó en miles de documentos oficiales, publicaciones científicas y artículos encontrados en Google.

Fabrico productos para la agricultura en su mayoría herbicidas y transgénicos, como el glifosato bajo la marca de Roundup y el maíz genéticamente modificado MON 810, PCBs.

La presentación de dicha empresa es producir más. Conservar más. Mejorar la calidad de vida. Monsanto no existiría sin los agricultores que necesitan una agricultura sustentable y para eso está la Compañía.

Miles de millones de personas dependen de lo que hacen los agricultores. Y miles de millones más lo harán en el futuro. En las próximas décadas, los agricultores deberán cultivar la misma cantidad de alimentos que en los últimos 10.000 años juntos.

En la Argentina. Monsanto, desde principios del siglo XX ha comercializado productos altamente tóxicos, como el PCB, el 2,4,5-T, el herbicida Lasso y el famoso Roundup, elaborado a base de glifosato, fue sometida a un tribunal ético integrado por cinco prestigiosos jueces, entre ellos, la argentina Eleonora Lamm, subdirectora de derechos humanos de la Suprema Corte de Mendoza. Para ello, se utilizaron los mismos procedimientos que utiliza la Corte Penal Internacional de La Haya, pero la compañía se negó a participar.

El tribunal internacional popular que analizó en La Haya la historia de la multinacional Monsanto -comprada el año pasado por Bayer- encontró a la empresa culpable del delito de ecocidio, de crímenes de guerra, de violaciones de los derechos a un medio ambiente sano y equilibrado, a la salud y a la alimentación, y de quebrantar la libertad científica.

En el 2010 un estudio epidemiológico en la provincia de Santa Fe, Argentina arrojó desconcertantes resultados: los habitantes de la región tienen más probabilidades de desarrollar cáncer, el índice es entre dos y cuatro veces más alto que el promedio nacional (estos incluyen cáncer de mama, próstata y pulmón) así como un índice más alto de desórdenes tiroideos y respiratorios. Según una exhaustiva investigación de The Associated Press (AP)estos se han ligado al uso de agroquímicos Monsanto en la región.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *