18 mayo, 2024

 

Uno de los trabajos más riesgosos que podemos encontrar es el de electricista. Al trabajar con tensión el operario está expuesto a numerosos riesgos como choque eléctrico por contacto con elementos en tensión o con masas puestas accidentalmente en tensión, quemaduras por choque eléctrico,     o por arco eléctrico, incendios o explosiones originados por la electricidad, entre otros riesgos que, si no se tienen las medidas de seguridad necesarias, podrían ocasionar lesiones graves o hasta la muerte.

Por esto mismo, se crearon 5 reglas, para que todo trabajo que conlleve riesgo eléctrico, se efectúe sin tensión. Para ello, se tienen que tomar medidas previas para el corte de tensión, llamadas las 5 reglas de oro.

La primera de estas reglas se nombra como “desconectar, corte visible o efectivo”. Indica que antes de iniciar cualquier trabajo eléctrico sin tensión se debe desconectar todas las posibles alimentaciones a la línea, máquina o cuadro eléctrico. Además, el operario que realice la gestión, debe prestar especial atención a la alimentación a través de grupos electrógenos y otros generadores, sistemas de alimentación interrumpida, baterías de condensadores, entre otros.

Luego de esto, el trabajador considerará que el corte ha sido bueno cuando pueda ver por sí mismo los contactos abiertos y con espacio suficiente como para asegurar el aislamiento. Este procedimiento es llamado corte visible.

La segunda regla es “enclavamiento, bloqueo y señalización”. Indica que se debe prevenir cualquier posible re-conexión, utilizando para este fin medios mecánicos como candados. Para enclavar los dispositivos de mando no se deben emplear medios que se anulen fácilmente, como cinta aislante, bridas y elementos similares. Se debe advertir a los compañeros del corte que se ha realizado y además colocar carteles señalizando el corte.

La tercera regla es la “verificación de la ausencia de tensión”. En los trabajos eléctricos debe existir la premisa de que, hasta que no se demuestre lo contrario, los elementos que puedan estar en tensión, lo estarán de forma efectiva. Es de suma importancia que siempre se compruebe la ausencia de tensión antes de iniciar cualquier trabajo. La verificación de ausencia de tensión debe hacerse en cada una de las fases y en el conductor neutro, en caso de existir. También se recomienda verificar la ausencia de tensión en todas las masas accesibles, susceptibles de quedar eventualmente sin tensión.

La cuarta regla es la “puesta a tierra y cortocircuito”. Este paso es especialmente importante, ya que se creará una zona de seguridad virtual alrededor de la zona de trabajo. En el caso de que la línea o el equipo volviesen a ponerse en tensión, bien por una realimentación, un accidente en otra línea como el fallo de aislamiento o descarga atmosférica, que la podría causar un rayo, se produciría un cortocircuito y se derivaría la corriente de falta de Tierra, quedando sin peligro la parte afectada por los trabajos.

Hay que tener en cuenta que aunque este sistema protege frente al riesgo eléctrico, puede provocar otros riesgos, como caídas o golpes, ya que en el momento del cortocircuito se produce un gran estruendo que puede asustar al técnico.

La quinta pero no menos importante es la “señalización de la zona de trabajo”. La zona donde se realicen los trabajos tiene que señalizarse por medio de vallas, conos o dispositivos analógicos. Si procede, también se señalizaran las zonas seguras para el personal que no está trabajando en la instalación.

Si las reglas se efectúan y realizan con total precaución y atención, haciendo hincapié a cada punto descripto, el trabajo será efectivo y el operario evitará el riesgo, el accidente o incidente que pudiese suceder.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *