20 febrero, 2024

PREVENCIÓN DE RIESGOS ASOCIADOS A PRODUCTOS QUÍMICOS

PRINCIPALES RIESGOS ASOCIADOS RIESGO QUÍMICO

Desconocimiento de las características de peligrosidad de las sustancias. Sustancias sin identificar. Almacenamientos inadecuados, prolongados. Falta de disponibilidad de fichas de datos de seguridad. Desconocimiento de métodos y procedimientos de trabajo. Contaminación ambiental por mantener abiertos o mal cerrados los envases de productos químicos, por una insuficiente ventilación, por no utilizar los equipos de aspiración, extracción, etc. o hacer un mal uso de los mismos. Empleo de material de laboratorio inadecuado o de mala calidad. SALPICADURAS, PROYECCIONES, QUEMADURAS. Vertidos, derrames, atmósferas contaminadas. INCENDIO, EXPLOSIÓN. MALOS HÁBITOS DE TRABAJO.

MANIPULACIÓN ADECUADA

Identifique los productos a manipular. Preste atención a los que por su clasificación, pueden suponer un riesgo especial: cancerígenos, mutágenos, teratógenos, etc. Manipúlelos cuidadosamente, no los lleve en los bolsillos, no los toque o pruebe y no pipetee con la boca. Utilice siempre la espátula, las pinzas u otros utensilios adecuados. Evite que el contaminante llegue a difundirse en el ambiente: Tape los envases una vez utilizados. Centralice todos los transvases en una zona determinada que sea un área de escaso movimiento de personal. Emplee técnicas adecuadas como una bomba o un sifón para trasvases de gran volumen. Asegúrese una buena ventilación. Siempre que sea posible y operativo, trabaje en las vitrinas. Conozca los aspectos del plan de trabajo en tareas que impliquen síntesis o manipulación de productos y/o sustancias peligrosas. Señalice y delimite las áreas en los procesos que se prevean trabajar con productos químicos peligrosos. Utilice los equipos de protección individual indicados en la ficha de datos de seguridad (en la manipulación de productos químicos como mínimo utilice guantes). Compruebe que los productos y materiales presentan garantías de hallarse en buen estado. No reutilice los envases para otros productos. No llene los tubos de ensayo más de 2 ó 3 cm., Han de tomarse con los dedos, nunca con la mano. Caliéntelos de lado, utilizando pinzas y emplee soportes adecuados (gradillas) para guardarlos o para sujetar el material. Antes de iniciar el proceso prepare los reactivos necesarios para neutralizar los posibles derrames, salpicaduras o proyecciones, así como el material necesario para absorber los gases o vapores liberados. Mantenga los productos químicos lejos de los puntos de ignición y focos de calor. Reduzca al máximo la utilización de llamas vivas. Para el encendido de los mecheros Bünsen emplee preferentemente encendedores piezoeléctricos.

ALMACENAMIENTO CONTROLADO

Mantenga una reserva al mínimo operativo. Cuide y revise el estado de los recipientes que contienen sustancias químicas. En el almacenamiento tenga en cuenta las características de peligrosidad de los productos y sus incompatibilidades, agrupando los de características similares y aislando o confinando los tóxicos, cancerígenos, explosivos, pestilentes, etc. Deje los productos químicos en su lugar correspondiente de almacenamiento. Compruebe que los productos están adecuadamente etiquetados. No guarde recipientes abiertos o mal tapados. Cuando las propiedades físico-químicas del producto exijan que sea almacenado en un frigorífico o congelador, indíquelo así en su puerta. No guarde alimentos ni bebidas en los frigoríficos destinados a productos químicos. Separe los productos inflamables y corrosivos del resto y entre sí, especialmente si existe la posibilidad de la generación de vapores. No almacene productos químicos mezclados con residuos de la naturaleza que sean. No acumule productos en el suelo. No almacene nuevos productos químicos sin autorización expresa de su responsable.

ADOPTE BUENAS PRÁCTICAS DE TRABAJO

Lávese las manos tras la manipulación de productos químicos. Hágalo preferiblemente, con un líquido detergente y abundante agua. Evite la utilización de disolventes orgánicos (ej: acetona), ya que favorecen la penetración del tóxico a través de la piel. Cuando manipule productos químicos tenga especial cuidado en no tocarse la cara con las manos, rascarse, etc. No trabaje separado de la mesa. Lleve en todo momento las batas y ropa de trabajo abrochadas y los cabellos recogidos, evitando colgantes o mangas anchas. Utilice camisas de manga larga para evitar salpicaduras a la piel. No fume ni ingiera alimentos durante la manipulación de químicos. No masque chicle. Evite el uso de cosméticos. Evite el uso de lentes de contacto si se detecta una constante irritación de los ojos y sobretodo si no se emplean gafas de seguridad de manera obligatoria. Es preferible el uso de gafas de seguridad graduadas o que permitan llevar las gafas graduadas debajo de ellas. Protéjase las heridas abiertas ya que favorecen la penetración de los tóxicos. Atienda a la señalización. Sea consciente del tipo de riesgo que conllevan los productos químicos y respete el trabajo de sus compañeros. Si está embaraza o pueda estarlo consulte con Salud Laboral. OTRAS MEDIDAS Separe e identifique los envases en mal estado y productos químicos caducados. Recoja inmediatamente todos los vertidos que ocurran, por pequeños que sean. Airee la zona, elimine los posibles puntos de ignición, evite respirar los vapores. En caso de accidente, como ingestión de algún preparado químico, acuda inmediatamente al medico y muéstrele la etiqueta o envase del producto. Asegúrese de la desconexión de los equipos eléctricos, aparatos de gas, etc. que no se estén ut