14 julio, 2024

El tóner, tinta en forma de polvo cargado eléctricamente, que se emplea para pigmentar el papel en las impresoras láser, fotocopiadoras y equipos de fax,

En sus principios simplemente era polvo de carbono. Luego, para mejorar la calidad de la impresión, el carbón fue combinado con un polímero. Las partículas de tóner son fundidas por el calor del tambor, haciendo que se adhieran al papel. La fórmula del tóner varía de cada fabricante e incluso la máquina. Generalmente varían en el tamaño de los gránulos y en los puntos de fundición. Realmente el tóner es una sustancia muy específica, su proceso de fabricación es bastante complejo y cada fábrica tiene su propia formulación, es decir, no hay 2 fábricas que fabriquen el mismo polvo de tóner. Por lo tanto existen diferentes tipos de tóner, aunque básicamente está formado por carbón y hierro, y entre cuyos principales componentes se encuentran el cromo, el cobre, los cianuros inorgánicos, los acrílicos, el revelador y las partículas termoplásticos.

Un estudio reciente pone de manifiesto que determinadas impresoras contaminan el aire de la habitación en la que se encuentran de tal modo que la salud del ser humano que esté cerca se ve amenazada casi en la misma manera que si hubiera un fumador.  Las partículas pequeñas son peligrosas porque se pueden respirar y pasar fácilmente a las regiones más pequeñas de los pulmones e incluso al riego sanguíneo. Potencialmente pueden causar problemas respiratorios y cardiovasculares. Varias sustancias que componen el tóner representan riesgos a la salud en la exposición directa de emisiones durante el proceso de impresión y/o fotocopiado. Los productos químicos típicos son: monóxido de carbono, óxido de nitrógeno y una gama de compuestos orgánicos volátiles, varios de cuales  son cancerígenos.

Es por eso que nos encontramos en GENTA SA, la administración contable más grande de Argentina, ubicada la zona de Olivos, Vicente López, la misma abarca el total de una manzana entera entre las calles Comandante Rosales, Entre Ríos, Matías Sturiza y Catamarca.

El edificio cuenta 10 pisos de alto, por cada piso hay 25 empleados incluidos jefes de sector y personal de limpieza, en cada piso encontramos un porcentaje de 20 impresoras comunes (impresiones en blanco y negro), 5 fotocopiadoras tamaño industrial y 10 impresoras multifunción, los que no da un total de 350 equipos fotocopiadores en todo el edificio.

GENTA SA, es una compañía con 58 años de trayectoria, lo cual estamos hablando de un edificio ya viejo y poco adaptado a las nuevas técnicas de protección tanto para el personal como para el medio ambiente. A la misma le resaltan 2 grandes problemas dentro de todos los que presenta:

Se percibe un ambiente toxico dentro del edificio, son tantas las impresiones  y fotocopias que se realizan durante todo el día que el aire se concentra y se carga de las partículas liberadas por estas máquinas, el sistema de ventilación es precario y los filtro colocados no son pensados para la cantidad de equipos que presenta hoy la compañía.

Llamo la atención de los médicos del  hospital Pelliza, la cantidad de enfermos que recibían con casos de neumopatía granulomatosa (afección en el pulmón con tumoración) y de adenopatía mediastinal (afección en un ganglio linfático entre las pleuras de los pulmones), relacionando estas afecciones con el cobre presente en el tóner. Este tipo de enfermedades no es común y menos en cantidad, no solo eran esos casos, también se presentaban personas con estornudos, tos crónica, irritaciones en la piel y ojos e incluso dolores de cabeza. Todas tenían algo en común, eran o habían sido empleados de GENTA SA o vivían con cercanía a la misma.

Esto genero nuestro interés en el tema y permitió denunciar a la empresa, pero al llegar  nuestro punto de foco se torció un poco al ver que GENTA SA, no cumple con la ley de medio ambiente 22/2011 del 28 de Julio de “Residuos y suelos contaminados.” El articulo 3 define de la misma “el concepto de reutilización como: «cualquier operación mediante la cual productos o componentes de productos que no sean residuos se utilizan de nuevo con la misma finalidad para la que fueron concebidos.»

El patio trasero de la empresa era un depósito de Tóner y cartuchos de impresión de años y al aire libre.

El suelo estaba manchado por una aureola de 200metros de circunferencia de un color  (azul/violeta), provocada por los desechos que le quedan a los tóner tirados y acumulados.

Los vecinos no solo se quejan del olor que generan estos residuos mal desechados, sino también del color, olor y sabor que tiene el agua. Los mismos no cuentan con agua corriente y se cree que la tinta caída en el suelo de la fábrica alcanzo el agua de las napas, por lo que se ven obligados a someterla a un método de filtración intenso  antes de su consumo.

Los cartuchos contienen diferentes metales, plástico y el mismo tóner, que puede propagarse en el aire 10 veces más rápido que el polvo común. Todo esto puede causar alergias en las personas, contaminar el suelo y las aguas. Se necesita unos 3 litros de petróleo para fabricar 1 tóner nuevo. Un cartucho de tóner tarda más de 450 años en descomponerse. El 90% de los cartuchos tirados al patio de la empresa son de tóner. Cada cartucho de tóner que es tirado en al patio añade aproximadamente 2 kilos de plástico, metal y químicos.

Al día de hoy GENTA SA sigue en su funcionamiento como si nada pasara, esperemos que las autoridades correspondientes actúen después de este informe.

 

 

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *