16 junio, 2024

Brigadas de emergencias.

Las brigadas de emergencias son uno de los recursos de la seguridad laboral, que se implementan en forma creciente en las medianas y grandes empresas de nuestro país.

Su estructura es similar a la de los cuerpos de bomberos, ya que trabajan de la misma forma que estos, en cuanto a la respuesta primaria de cualquier siniestro ocurrido en el ámbito laboral, con la particularidad de estar formadas en su totalidad por trabajadores de una empresa. Estos trabajadores son entrenados en el reconocimiento y evaluación de riesgos, trabajando en grupo y minimizando su exposición ante estos, al contener y prestar pronta respuesta a toda situación peligrosa para el trabajador.

Si bien los brigadistas poseen  entrenamiento, capacitaciones teóricas y prácticas, estos también cuentan con diferentes tipos de EPP, (Elementos de Protección Personal), para actuar ante diferentes tipos de emergencias, tales como incendios, en los cuales se utilizan trajes estructurales, con dispositivos de respiración autónoma; Derrames de sustancias químicas, en los que se utilizan distintos tipos de trajes protectores y elementos de filtrado del aire o dispositivos de respiración autónoma, con el fin de minimizar su exposición ante cualquier agente de riesgo presente.

Las brigadas están sujetas a la capacitación continua, en busca del perfeccionamiento de las técnicas y estrategias a utilizar, como primera respuesta ante distintos tipos de siniestros y situaciones de riesgo para la salud de los trabajadores, tales como: incendios estructurales, atrapamientos, cortes con objetos punzo cortantes, obstrucciones de las vías respiratorias, paros cardiorespiratorios, Quemaduras térmicas (debido a fuentes externas de calor que  elevan la temperatura de la piel y los tejidos, y provocan la muerte o carbonización de las células . Esto ocurre cuando la piel entra en contacto con metales calientes, líquidos hirvientes, vapor o fuego se pueden producir quemaduras térmicas, quemaduras químicas (por contacto con asidos y otros productos químicos) y lesiones del aparato musculo esquelético (amputaciones, aplastamiento de tejidos blandos, fisuras etc.).

El propósito de las brigadas de emergencia es actuar no solo después de un siniestro, sino también trabajar a la par del departamento de seguridad e higiene en cuanto a la prevención de cualquier situación insegura que se pudiera producir en el ámbito laboral, por medio de la observación y reconocimiento, anticipando cualquier escenario que pudiera poner en riesgo a los trabajadores, y comunicando estas al responsable de seguridad e higiene.

Es importante resaltar que hay distintos tipos de brigadas de emergencias, ya que estas se ajustan a los riesgos presentes en cada ámbito laboral, por lo que los niveles de perfeccionamiento de estas están sujetas a las actividades que se realizan en las empresas a las que pertenecen. Un ejemplo de esto se puede ver en las diferencias que hay entre una brigada de emergencia de una empresa del rubro metalúrgico y una del rubro farmacológico, estando esta última más abocada a la contención de derrames químicos, que, a la respuesta ante atrapamientos mecánicos, aunque ambas están capacitadas para actuar ante estos eventos.

El adiestramiento de las brigadas de emergencias, si bien responde al departamento de seguridad e higiene de cada empresa, por lo general está a cargo de profesionales certificados como lo son bomberos, y personal de emergencia, (Cruz roja internacional, Defensa civil Etc.) quienes se encargan de proveer el conocimiento teórico y practico a fin de actuar en forma pronta y eficiente ante un hecho que pueda poner en peligro la salud física del trabajador.

También existen instituciones acreditadas que se encargan de la formación profesional de estas brigadas como lo son CALCIC (Centro Argentino de Lucha Contra Incendios y Conducción) que imparten adiestramiento en lucha contra incendios y respuesta ante emergencias dirigidos al personal de la industria y el comercio, la aviación civil, comercial y militar, la marina mercante y los servicios de emergencias. Otra institución que imparte adiestramiento a brigadas de emergencias es Bomberos Voluntarios de Pérez, Sta. Fe. Quienes imparten instrucción y técnicas de control y extinción de fuegos estructurales, y cuentan con simuladores de flashover y Backdraft con fuego real.

Es importante resaltar que no todos pueden ser parte de una brigada de emergencia ya que uno de los requisitos fundamentales y excluyentes de esta actividad es poseer un estado psicofísico optimo, por lo que se realizan estudios psicofísicos periódicos a fin de evitar que ante una emergencia un brigadista pase a ser una víctima por no estar apto para realizar este tipo de tareas. Otro requisito básico es contar con una actitud de trabajo en equipo, ya que ante una emergencia de grandes proporciones (incendios, derrames etc.)  la integridad física de uno depende de la de los demás y viceversa, por lo que siempre en prácticas y simulaciones el responsable de la brigada de emergencias observa y evalúa el trabajo no solo individual sino también el grupal.

Un brigadista siempre debe de tener iniciativa, ser organizado, capaz de tomar decisiones bajo presión, poseer estabilidad emocional y carecer de impedimentos tales como, temores obsesivos, (claustrofobia y vértigo).  El brigadista no es un bombero, ya que su función es prevenir, y actuar sobre cualquier hecho que ponga en peligro la salud de un trabajador, actuando en la contención de un siniestro, en la medida de lo posible, hasta poner a salvo a las personas que se encuentran en su ámbito laboral. Por lo general una vez cumplida esta tarea son los bomberos quienes se hacen cargo del incidente salvaguardando las instalaciones, conteniendo y controlando el siniestro en sí.

0 comentarios en «Brigadas de emergencia»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *