20 febrero, 2024

En la Argentina, la minería es una de las actividades mas riesgosas para la salud y seguridad de los trabajadores según se desprende del informe de la Superintendencia de Riesgos del Trabajo.1

Las tareas en condiciones de trabajo desfavorables ya sean realizadas a cielo abierto o subterráneas son una de las características de la actividad minera originada por la multiplicidad de factores de riesgo presentes inherentes a: la explotación, a la tecnología empleada, al tipo y métodos de trabajo, así como por su desarrollo.

Además, la profunda transformación en los últimos años (inversiones transnacionales, innovaciones tecnológicas, innovaciones organizacionales, nuevos rubros de explotación y otros) provocaron también nuevas modalidades de producción de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales, cuestión que no ha modificado su perfil de accidentabilidad.

Con la información brindada por las Aseguradoras de Riesgos del Trabajo a la Superintendencia de Riesgos del Trabajo entre los años 2000 y 2005 se elaboró el informe sobre la accidentabilidad del Sector Minero cuyas conclusiones mas destacadas son las que se detallan y analizan a continuación:

Las definiciones de los términos relativos a la accidentabilidad corresponden a las indicadas

en la Ley 24.557 de Riesgos del Trabajo

Los índices son los recomendados e indicados por la XIII Conferencia Internacional de

Estadígrafos del Trabajo. y tal cual lo recomienda la Organización Internacional del Trabajo

(OIT) en el cálculo de los mismos solo se consideran los accidentes de trabajo y enfermedades

profesionales con baja laboral.

Esto significa que un trabajador de la minería tiene una probabilidad 2,6 veces mayor de morir a consecuencia de un accidente que en cualquier otra actividad La duración media de las bajas por accidentes, que de alguna manera aproxima a una visión sobre la gravedad de estos accidentes, para la minería alcanza los 26,5 días, el cuarto valor

en orden de importancia.

Las actividades ligadas a la explotación minera en profundidad son las que mayores riesgos evidencian. Esto se observa tanto desde el punto de sus índices globales como de los índices AT/EP. La variación de estos índices a lo largo del tiempo evidencia el impacto de cambios que pueden no parecer tan importantes en términos de valores absolutos. Por consiguiente también darían cuenta de la importancia del sostenimiento y robustecimiento en el tiempo de medidas de prevención que eviten episodios de accidentes que, por la modalidad de producción laboral de esta actividad, pueden involucrar a una importante cantidad de trabajadores en un hecho único.

Naturaleza de la lesión: para toda la actividad se evidencian contusiones, traumatismos internos, torceduras y esguinces, cuerpos extraños en el ojo y heridas cortantes, en los dos años. El total de estas categorías explica alrededor de 60% de las lesiones. En el caso de la Minería en profundidad, se observa una diferencia entre ambos cortes temporales, que destaca la aparición de la asfixia y de intoxicaciones durante 2004, año del accidente en Río Turbio. Fuera de estas diferencias, las contusiones, otros (categoría inespecífica), heridas cortantes, cuerpo extraño en ojos y torceduras y esguinces se muestran como las más importantes en 2005. Forma de ocurrencia: se observa el impacto del accidente de Río Turbio durante 2004 cuando las principales formas, entre la Minería en profundidad, fueron incendio, explosión / implosión. En 2005 las principales fueron golpes por objetos (excluyendo caídas) y esfuerzos físicos excesivos / falsos movimientos y aparece también el aprisionamiento (11,2% del total). En el caso de toda la actividad excluyendo los trabajos ligados al petróleo, se expresan golpes por objetos, esfuerzos físicos, otras formas y choque contra objetos, como las más frecuentes, coincidiendo con las principales en el 2005 para la actividad de explotación en profundidad. Agentes causantes: para 2004 el principal agente en Minería de profundidad, fue el fuego, y las explosiones (casi la mitad de los casos); en 2005, fueron otros factores no clasificados y otros elementos auxiliares e instrumentos no detallados. En el caso de la Minería excluyendo las actividades vinculadas al petróleo, los principales agentes siguen teniendo baja especificidad, aunque las superficies de tránsito y las herramientas portátiles se muestran como los más frecuentes para ambos años. Zonas del cuerpo: los más afectados han sido los miembros superiores y los miembros inferiores, a excepción del año 2004 en la Minería en profundidad donde se manifiesta el aparato respiratorio, completando la descripción del impacto de un accidente característico de este tipo de explotación

. Evolución de la cobertura Del informe se desprende que en forma congruente con el crecimiento de cobertura general de todo el sistema, se observa un crecimiento sostenido de la actividad principal de Explotación de Minas y Canteras incluidas en el Reglamento de Higiene y Seguridad para la Actividad Minera y también de las cuatro actividades incluidas bajo la denominación de explotación de minería en profundidad “El sector económico principal – representa entre 0,5% y 0,7% de la cobertura total del sistema. La totalidad de las actividades mineras, excluyendo las vinculadas a la explotación y refinamiento del petróleo, representan alrededor de 40% de esta actividad principal y la Minería en profundidad presenta un 4% respecto también de la actividad principal y alrededor de 10% del total de actividades que excluyen al petróleo.