18 mayo, 2024

La producción petrolífera, el mayor yacimiento de Bolivia, cumplió este lunes una semana paralizado por la protesta que realizan comunidades indígenas para exigir al gobierno una consulta previa antes de una nueva concesión.
Hasta los momentos no se ha establecido una comunicación entre los líderes indígenas y representantes del Estado, aunque existen contactos para comenzar una negociación, probablemente en en noreste, donde se ubica el yacimiento, indígenas estan unidos en defensa de sus territorios.
Al menos 16 comunidades participan en la protesta, donde reclaman garantías para la descontaminación de los frecuentes derrames de crudo al medioambiente, provocados por la explotación de los pozos desde hace 45 años.
El presidente afirmó que la producción del campo, que extraía unos 6000 barriles de crudo por día, se redujo hasta un 70 por ciento tras la protesta.

Las personas que habitan en este lugar tienen que sobrevivir con la contaminación que genera este yacimiento con las múltiples inyecciones y/o enfermedades causadas por el derrame crudo, lidiando con niños en brazos y con la falta de servicio médico, se hace un nuevo análisis a este hecho socio-ambiental para lograr un dialogo y poder establecer un contrato social con el gobierno. Este contrato debería cumplir con leyes ambientales y sociales haciéndose responsable de los hechos causados por el mismo.
En caso de llegar a un acuerdo, se sigue sin solucionar los problemas causados anteriormente, por ende se vuelve al gobierno exigiendo hospitales y servicio médico para lograr una estabilidad emocional, psíquica y corporal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *