Inicio Mendoza y sus beneficios de cultivar en las alturas
Array

Mendoza y sus beneficios de cultivar en las alturas

Se caracteriza por tener viñedos de muchos años y esto hace que logre obtener vinos inigualables. Pero una de principales razones de que Mendoza tenga viñedos tan antiguos es la altura a la que se encuentran los mismos. Esta provincia es hoy en día uno de los lugares más respetados en el mundo para tener viñedos, por tener la altura perfecta para obtener excelentes vinos con mucha personalidad.

En las alturas los vientos limpian el aire por lo que las plantas tienen mejor salud, existe menos necesidad de uso de pesticidas y esto hace que tengan una vida más larga. Los vientos frescos de las tardes de Mendoza hacen que las plantas tengan una protección natural. De más está describirles lo que es poder pasear entre las viñas una tarde mientras cae el sol detrás de la cordillera: digno de vivirse.

La amplitud térmica de su clima desértico hace que exista una gran diferencia entre el calor del día y lo fresco de las noches. Esto es perfecto para lograr una maduración lenta que haga que los granos no crezcan demasiado, logrando una mayor proporción de piel (hollejo) con respecto a la pulpa de la fruta. Sabemos que en el hollejo de la uva están las propiedades que dan el color, sabor y aroma al vino, con lo cual esta es otra de las razones que hace que tenga vinos superlativos.

Los suelos de altura son pedregosos, ideales y ricos en minerales. Las plantas deben ir muy profundo con sus raíces para encontrar agua y en este camino encuentran una gran cantidad de minerales que dan complejidad al sabor, al aroma y al color final de los vinos.

Finalmente el agua que riega estas plantas, de las que nacen los vinos de altura, proviene del deshielo, lo cual hace que sea purísima. No contiene altos índices de salinidad o algún otro componente que muchas veces hacen que los vinos disminuyan su calidad.

Es muy importante tener en cuenta esto para entender por qué es tan difícil obtener buenos vinos de viñedos que poseen pocos años. Hoy existen muchas bodegas que se están instalando en zonas altas de la provincia de Mendoza, que han plantado viñedos hace tres o cuatro años y que ya quieren producir vinos de altísima calidad, lo cual es muy difícil. Seguramente los hijos de estos emprendedores van a estar en mejores condiciones de lucirse con sus vinos.

Artículo anteriorperdida de audición?
Artículo siguienteFuncionamiento del termometro

Reservá tus vacaciones

Fotografía