21 abril, 2024

Según una investigación del diario Clarín se clausuran más de cuatro obras clandestinas en la Ciudad de Buenos Aires por día. Los motivos fueron ampliaciones o demoliciones sin permiso, cambios en un PH sin aval de los vecinos y falta de cumplimiento con los planos presentados. Esos fueron los datos arrojados de la Agencia Gubernamental de Control (AGC) del Gobierno porteño, que recibió más de 5.300 denuncias en lo que va del año y desde principios de Enero hasta fines de agosto, se clausuraron mas de mil obras clandestinas por los motivos mencionados anteriormente. Así también el sindicato de la UOCRA presenta denuncias contra obras en construcción: el año pasado hizo 7.500 por incumplimiento de las condiciones de seguridad de los trabajadores. Podemos entrever en esta situación que aqueja el gobierno porteño, un incumplimiento sistemático de las normas establecidas en el ámbito de la construcción.

Entendiendo la moral como  una disciplina filosófica que estudia el comportamiento humano en cuanto al bien y el mal establecido culturalmente en una sociedad,  podemos remarcar el acto de moralidad en las acciones de los vecinos porteños denunciantes, ya que a raíz de estas denuncias, la AGC del gobierno porteño  detecto  un incumplimiento en las normas establecidas, pudiendo así accionar en consecuencia (con clausuras, multas, etc). Por otro lado se ve remarcada la inmoralidad de los directores de obra ya que al no cumplir con los requisitos legales y aun así seguir construyendo sin los permisos solicitados y violando la clausura establecida por la AGC deja una clara falta de moral deontológica entendiéndose la deontología, como estudio de la moral que trata sobre los deberes y principios que afectan a una profesión. Sus hechos y actos tienen como resultado el incremento en los riesgos laborales ocasionados por la falta de personal de seguridad e higiene, no asumiendo así su responsabilidad   sobre cada empleado y vecinos de las zonas aledañas.

Finalmente podemos decir que es importante tener en cuenta la cuestión moral en nuestras acciones en el desarrollo de nuestras intervenciones como ciudadanos para mantener un orden social. Cumpliendo las normas establecidas y haciendo que se cumplan estamos siendo parte de esta conciencia moral social que nos permite vivir en armonía dentro de nuestra comunidad. Esta en nuestro deber como ciudadanos denunciar los incumplimientos legales realizados por personas sin moral, ni ética profesional alguna. Estas mismas personas son las que causan desidia, muerte y hacen que este suelo sea un peor lugar para habitar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *