26 febrero, 2024

Tiene 32 años y, desde hace 5 años , enseñaba química en un instituto evangélico. Cuando comunicó a las autoridades que se casaba, lo despidieron porque «su elección sexual no se corresponde con las reglas del colegio»

La víctima de discriminación se llama Raúl Julián Bjorklund, tiene 32 años y enseña química en dos colegios secundarios de la ciudad de Oberá. Hasta octubre, llevaba cinco años dando clases en el Instituto «Emanuel», un establecimiento de la iglesia evangélica.

«Cuando le informé a las autoridades escolares que me iba a casar, me notificaron que ya no podría trabajar en el Instituto porque mi elección sexual no se corresponde con las reglas del colegio», narró el docente al sitio MisionesCuatro.com. Para su asombro,  el pastor y representante legal, le dijo que «si le avisaba con anterioridad podía ayudarme y sugirió que sentía lástima de no haberse enterado antes, porque conocía gente que se había sanado de la homosexualidad«, afirmó el profesor.

«Me sentí expuesto, humillado. Ni siquiera pude despedirme de mis alumnos y de los colegas. Por una cuestión de dignidad, esto es algo que no puede ocurrir en esta época», expresó Bjorklund.

Para colmo, la institución sólo le ofreció la mitad de la indemnización que correspondía ante el despido, alegando que era responsable por la situación ya que su perfil dejó de ser idóneo para este puesto al decidir casarse con otro hombre. Ante la negativa del profesor, la escuela accedió a pagarle el monto total en tres cuotas tras firmar un «acuerdo de rescisión laboral», que el docente se sintió forzado a suscribir. En ese contexto, Bjorklund solicitó que el documento especifique la causa de la separación de su cargo, logrando que el colegio deje asentado que la relación laboral queda disuelta «por el hecho de que la sexualidad del profesor no concuerda con el ideario de la Institución». «En un segundo encuentro, me ofrecieron pagarme las dos cuotas que faltaban en un solo pago si accedía a firmar un documento nuevo donde no figuraba ese párrafo, pero yo no acepté y continuaron con el pago en cuotas», contó el profesor.

Esta semana, el docente realizará una denuncia formal ante el Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (Inadi) por haber sido discriminado y destacó que continúa dictando clases en el Instituto Privado Carlos Linneo, donde la directora no tuvo ninguna objeción cuando le comunicó que se casaría. «Inclusive me felicitó y tuve los días de licencia que correspondían», destacó.

En conclusión : Hoy en día la discriminación al genero esta cada ves mas a paso ; pues mi opinión es que hombres y mujeres tenemos los mismos derechos y no por casarse siendo del mismo genero se va a discriminar porque de todos modos somos iguales y tenemos que saber respetar los derechos de cada persona y no estar dicriminadolos.