26 febrero, 2024

El artículo nos cuenta cómo Google llegó a un arreglo con la empresa de Taiwán HTC para expandir su negocio de Smartphones. Google no tomará interés en la firma; si bien ellos adquirieron HTC, no quiere decir que el personal de Google trabajará para HTC, sino que parte del personal de HTC va a estar trabajando para Google mientras dure el contrato.

Si bien HTC es una gran compañía, siempre le ha costado gran trabajo competir con empresas como Apple y Samsung. Se espera que el acuerdo se cierre a principios del 2018; mientras tanto, las acciones de HTC el jueves pasado fueron suspendidas.

Tal como menciona el Vicepresidente Osterloh en uno de sus blogs, podemos decir que para Google aún es temprano para el negocio de hardware. También menciona que el equipo de personas con las que están trabajando son compañeros increíbles, con los que ya han estado trabajando cercanamente en la línea de Pixel Smart. La compañía lanzará una versión actualizada de los dispositivos el próximo mes.

Dave Lee (reportero de tecnología de BBC Norteamérica) hace un análisis sobre el asunto, comentando que el día anterior en unas pocas horas, millones de usuarios se descargaron el nuevo sistema operativo de Apple, en contraste con Android, donde las actualizaciones pueden tomar meses, o hasta años.

Google está al tanto de la gran desconexión que existe entre su software y hardware y es un gran problema del cual nace este acuerdo con HTC para tratar de resolverlo: si puede tener un control sobre los dispositivos Premium, puede ser más ambicioso con su software. Son como dos buenos amigos que se ayudan mutuamente por un tiempo, ya que HTC necesita el dinero de Google para seguir adelante y Google necesita la experiencia y la capacidad de fabricación de HTC para seguir siendo competitiva con sus dispositivos móviles.

Pero el gran ganador en este trato es HTC: «Es una inversión muy necesaria ya que HTC lucha por mantener su negocio de teléfonos inteligentes y hacer crecer su pronto comienzo en la realidad virtual», dijo Babler. HTC fabrica Vive, el auricular de realidad virtual preferido por Google, ya que Oculus Rift es “adueñado” por Facebook. Vive está vendiendo más que Oculus Rift por un margen de dos a uno, aunque aún con números modestos y es reconocido por muchos como el sistema superior.

Como se explicaba en el artículo anteriormente, lo que ha comprado Google es básicamente un equipo de 2.000 ingenieros y empleados de HTC que ahora dejan de serlo para convertirse en googlers. Buena parte de esos ingenieros ya han trabajado en los móviles de la familia Pixel, y precisamente eso es lo que quería Google: que siguieran haciendo ese trabajo, pero ahora con control total de Google.

Google no necesita comprarse una compañía entera, solo necesita que los ingenieros que se dedicaban a fabricar sus teléfonos trabajen ahora directamente para ellos; quiere ser la Apple de Android: Es difícil y probablemente injusto comparar a Google con Apple, mientras que la primera ha mantenido durante años una filosofía horizontal de servicios, en Apple la monetización ha llegado tradicionalmente de su hardware, porque aunque también proporciona servicios estos están íntimamente ligados a sus dispositivos.

Fuentes:

http://www.bbc.com/news/business-41343586

https://www.xataka.com/moviles/con-el-acuerdo-con-htc-google-se-convierte-al-fin-en-un-fabricante-de-smartphones