24 mayo, 2024

Según René Mayntz, las organizaciones son formaciones sociales orientadas hacia fines concretos. Las mismas deben estar conformadas por un grupo de individuos que sigan fines racionales y que cuenten con los medios adecuados para alcanzarlos.

Basándonos en esta definición, podemos decir que el 1 de Noviembre de 1994, Jeffrey Bezos, creaba una nueva organización, hoy conocida mundialmente como Amazon.

Esta organización es un claro ejemplo de los cambios que sufrieron las empresas a lo largo del tiempo. Según Mayntz:

“La diferencia característica no radica en que se utilicen o no máquinas y aparatos altamente desarrollados, sino en la forma social de los grupos de trabajo (la cual está con frecuencia condicionada por la técnica). Los grupos de trabajo que predominaban anteriormente eran pequeños, relativamente poco diferenciados, estaban estructurados de una manera más bien patriarcal que burocrática y se basaban con frecuencia en lazos familiares. Las relaciones y las actividades en tales grupos estaban determinadas no tanto de una manera racional como por vínculos personales y por la tradición; el trabajo era más una forma de vida que desempeño de funciones delimitadas y establecidas con precisión…”

Este análisis de Mayntz, se refleja claramente en la evolución de Amazon. En sus inicios, solo eran un grupo de amigos organizándose en una chochera de Seattle, con el fin de crear la librería (online) más grande del mundo. Hoy en día, no solo alcanzaron ese fin, sino que esta organización creció y se burocratizó[1], convirtiéndose así en una empresa cuasi monopólica del comercio virtual (E-commerce), con más de 80.000 trabajadores.

Una pieza fundamental en la expansión de Amazon son los centros logísticos. Al principio, Jeff y sus amigos se encargaban personalmente del empaquetado y el envio de los productos. En la actualidad la empresa cambio rotundamente, contando con miles de almacenes, en los que cientos de empleados se dividen las tareas eficazmente. Sin embargo, estos cambios no terminan aquí, y ya se están probando nuevas formas para sustituir esta mano de obra con procesos mecánicos (Robots, Drones, etc). El estar hablando de robots que sustituyen empleados, no es una utopía o una visión de un futuro lejano; si no que en realidad es algo que ya está comenzando a suceder.

Un ejemplo claro de esto esque Amazon ha hecho patente su intención de entregar paquetes vía drone en menos de 30 minutos y terminar con la dependencia en servicios de entrega como FedEx o UPS. Hasta ahora Amazon Prime Air había estado en etapa experimental, sin embargo, por ahora sólo esta región del Reino Unido cuenta con el servicio.

Las primeras entregas servirán para recolectar información sobre obstáculos, condiciones ambientales y otras variables que podrían interferir con la entrega. Los drones de Amazon no pueden cargar con paquetes que pesen más de 2.5 kilogramos y no pueden operar en condiciones de lluvia, nieve o vientos demasiado fuertes, y aún en muchos países la legislación y regulación de los drones es inexistente.

Prime Air es un sistema seguro, respetuoso con el medio ambiente y que mejora el servicio ofrecido hasta ahora a millones de clientes y  estan trabajando a gran velocidad en sus laboratorios de desarrollo de última generación, para hacer realidad este proyecto.

Puede sonar a ciencia ficción, pero es real. Conseguir que su sistema sea operativo les llevará algún tiempo, sin duda, pero algún día será tan normal ver vehículos de Prime Air repartiendo paquetes como hoy ver camiones en la carretera.


[1]  “…la burocratización ofrece el óptimo de posibilidad para la realización del principio de división del trabajo en la administración según puntos de vista objetivos, distribuyendo los trabajos especiales entre funcionarios especializados y que se van adiestrando con la práctica constante.” Max Weber- Economía y Sociedad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *