21 mayo, 2024

La sociología es una ciencia que estudia a las sociedades humanas y los fenómenos religiosos, económicos, artísticos, etc., que ocurren en ellas. La actividad turística no está exenta a el estudio de la sociología, es por eso que vamos a relacionar el turismo de masas con el texto de Ortega y Gasset, La rebelión de las masa.
El libro de José Ortega y Gasset publicado en 1930 da una descripción del hombre masa que comenzaba a surgir en esa época pero que es atemporal ya que, el fenómeno del hombre masa expresado en esos días se mantiene firme en la actualidad.
A través del texto nos encontramos con varias definiciones y características del hombre masa, las que más resaltan son, sus deseos comunes, su modo de vida estándar y la aglomeración.
Fácilmente podemos vincular estas características de hombre masa y verlas reflejadas en el turismo o mejor dicho, en ciertos tipos de turistas y en destinos turísticos específicos. En Argentina un claro ejemplo de turismo masivo es el que se produce desde hace ya varias décadas en la Ciudad de Mar del Plata. Si bien no es el único destino del país que presenta esta caracteristicas, si es el mas representativo. Verano tras verano “La feliz” llena sus calles, sus teatros, alojamientos y playas. Todo está lleno en esta ciudad, tal como el texto de Ortega y Gasset lo describe. Es que, el deseo común de pasar unos días de sol y playa sumado a la gran variedad de oferta que posee este destino, hacen que Mar del Plata sea el destino de turismo de masas más representativo de Buenos Aires.
Si bien es verdad que en los últimos años la ciudad ha bajado su nivel de concurrencia y la gente poco a poco se está empezando a dispersar para las playas vecinas, evitando justamente la aglomeraciones, sigue siendo el destino costero más concurrido por su enorme variedad de actividades; precios, y comodidades para todos los gustos.
Pero, ¿porque como estudiantes de turismo debería importarnos esta mirada social? Porque a la hora de vender un destino, de seducir al público con la gran variedad de lugares, paisajes, y culturas que ofrece el mundo y el país, debemos conocer qué es lo que los individuos prefieren ¿Un destino masivo con gran variedad de actividades pero aglomeración de gente? ¿Un lugar exclusivo con grandes lujos, solo para pocos? ¿o un lugar apartado, conectado con lo sencillo y natural?
Por otra parte también es importante que tengamos en cuenta cómo afecta el turismo masivo a el espacio turísticos. Todo esa aglomeración de gente, produce basura, contaminación, sobrecarga en la tierra. Las infraestructuras que se necesitan para que un espacio pueda ser un destino turístico producen cambios en el medio ambiente. En el Libro de Amparo Sancho, Introducción al turismo, se habla de la capacidad de carga que toleran los espacios turísticos, y como el exceso de este límite por la masividad del turismo produce daño tanto en el medio ambiente, sino también en el estilo de vida, y cultura de los lugareños.
Pensemos en otro destino masivo de Argentina como lo es Cataratas del Iguazú. Un claro ejemplo de capacidad de carga excedida, daños en el medio ambiente y en su población Este destino está dentro de un Parque Nacional, lo cual implica que es un área protegida para su conservación e investigación. Pero lo cierto es que está explotado turísticamente y esa aglomeración de gente que se produce en un parque nacional afecta la biodiversidad del lugar, el entorno natural de los animales del área y daña la flora que lo rodea. Los animales del lugar que se acercan a los senderos son alimentados por los visitantes, más allá de los innumerables carteles que lo prohíben. Los senderos naturales exhiben entre sus ramas la basura que los turistas dejan en su andar.
El gran atractivo de las Cataratas del Iguazú es la Garganta del diablo. Una postal imponente pero difícil de disfrutar. Debido a la masividad de turistas te visitan el destino, la pasarela que lleva a esta catarata está atascada de gente. Al llegar al mirador es tanta la aglomeración de gente que apenas hay tiempo para una foto y se debe seguir circulando. Quizá a veces, metidos en esta vida estándar que nos propone la sociedad no vemos las actividades que realizamos de modo semi automático afectan nuestro entorno. caemos en el deseo común, en el destino turístico común. Tener conciencia del turismo de masas, y de los destinos turísticos que elegimos nos ayuda a tener conciencia del impacto que este causa en el medio ambiente y sobre todo en las áreas protegidas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *