15 junio, 2024

“Outsourcing”, es un término del inglés que podemos traducir al español como ‘subcontratación’, ‘externalización’ o ‘tercerización’. En el mundo empresarial, designa el proceso en el cual una organización contrata a otras empresas externas para que se hagan cargo de parte de su actividad o producción.

La tercerización en las empresas nacionales creció casi un 40% en los últimos dos años. Los servicios más utilizados bajo esta modalidad son personal eventual como limpieza y vigilancia, con el 64%; los administrativos de áreas contabilidad, impuestos y liquidación de nóminas, con casi el 50%; los servicios tecnológicos, casi 35%; y de logística y distribución, en igual porcentaje.

La elección de una solución para la externalización de nóminas y administración de personal es una etapa importante en la evolución de cualquier empresa. Las organizaciones y sus responsables deben asegurarse de tener la información correcta y el asesoramiento adecuado con el objetivo de elegir la mejor opción de externalización para ellos y su negocio.

Las empresas que estratégicamente han incorporado esta tendencia están muy satisfechas por las múltiples ventajas, demostrando ser una herramienta muy útil para su crecimiento porque les permite: flexibilidad y reducción de costos; redirigir el talento a áreas claves; mejorar procesos y productividad; reducir el riesgo de la inversión; liberar recursos internos para otras actividades; acceder a soluciones de vanguardia; igualdad competitiva; aumento de las ventas; adaptación al mercado; etc. En definitiva, aumentar su competitividad.

Ventajas y desventajas del outsourcing:

Dependiendo del tipo de negocio y de su aplicación, puede presentar algunas ventajas y desventajas que deben ser estudiadas a la hora de considerar el impacto que este pueda tener en la empresa.

Ventajas

  • Permite reducir costos de manufactura y equipo.
  • Coloca más recursos humanos y tecnología a disposición de la empresa.
  • Da la posibilidad a la empresa de responder y adaptarse velozmente a los cambios del negocio.
  • Permite a la empresa enfocarse en las áreas claves de su negocio.
  • Permite a la empresa a ser más competitiva.

 

Desventajas

  • Los costos pueden terminar siendo mayores de lo previsto.
  • El cambio de empresa proveedora puede resultar económica y productivamente negativo.
  • Existe la posibilidad de perder el control sobre la producción.
  • La empresa contratante puede ver su trabajo copiado y su negocio perjudicado.
  • Puede contribuir a la explotación y a la deshumanización del trabajador.

 

En conclusión, en la actualidad, podemos ver que la mayoría las medianas y grandes empresas se manejan de esta manera. Confiando en que tercerizando distintos sectores de sus empresas pueden tener un significado positivo para las mismas.

Puede verse como una crítica la calidad de la contratación, pero las empresas contratantes tienen la libertad de negarse a cumplir los contratos si estas no están de acuerdo con el personal contratado. Aunque son muy pocos los casos en los que se cumple esto, ya que es una propuesta que contiene un éxito casi asegurado.

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *