22 mayo, 2024

La sociedad anónima es un tipo de sociedad adoptada mayormente por las grandes empresas, ya que permite muchos socios y variedad de negocios y su capital se divide en acciones. Tiene más requisitos para su conformación, su constitución es más costosa y está sujeta a mayores controles. Pero tiene como ventajas: gran motivación de los socios dado que participan directamente en los beneficios; las acciones pueden adquirirse por transferencia o herencia y pueden ser vendidas; la transferencia es un trámite rápido y sencillo, lo que permite el ingreso o salida de socios sin grandes formalismos; la responsabilidad de los socios está limitada a sus aportes.

 

Principales Características:

  • Concentración de capital. Su capital se encuentra dividido en acciones.
  • Limitación de la responsabilidad de los socios.
  • Capital social dividido en acciones, de carácter transferible.
  • Facilidad de financiación
  • Mayor estabilidad
  • La forma de administración: ejercida por órganos elegidos por los accionistas. Los órganos de gobierno de la S.A son:
  • Órgano de Gobierno: a cargo de la Asamblea
  • Órgano de Administración: Directorio formado por uno o más miembros que pueden ser o no accionistas. La mayoría de los directores deben residir en el país.
  • Representación: presidente de la S.A.
  • Fiscalización: a cargo del consejo de vigilancia o sindicatura
  • La Junta General de Accionistas

Los bienes sociales pertenecen a la sociedad y no a sus socios, quienes tienen sobre esos bienes, acciones, que representan una porción ideal del capital social. Los socios están facultados para examinar los libros y los papeles de la sociedad, y pedir al administrador se les informe sobre lo que requieran en esos aspectos.

Las Sociedades Anónimas deben constituirse por instrumento público y por acto único o por suscripción pública. El instrumento de constitución es un contrato. Si se trata del acto constitutivo de una Sociedad Anónima se lo denomina estatuto o estatuto social.

Las sociedades anónimas suelen utilizar en gran medida las operaciones en el comercio exterior, por la cantidad de transacciones que les son imprescindibles realizar con los demás países. Al ser grandes empresas, posiblemente sea necesario crear un departamento de comercio exterior y poder contratar al personal que le sea necesario, como por ejemplo, despachantes de aduanas y sus dependientes, personal de transporte, que puedan adoptar en su patrimonio una flota interna de transporte para desarrollar sus propias actividades.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *