22 mayo, 2024

Existen diversos tipos de sistemas contra incendio, creados para detectar y extinguir el fuego.

La diversidad de los mismos, radica en el fin para el cual están creados, el presupuesto que se disponga para su instalación, las dimensiones del área a cubrir, la importancia de los objetos a proteger, etc.

Podemos mencionar algunos de los sistemas contra incendio existentes.

1- Gabinete con mangueras:

El mismo consta de una caja empotrada en la pared, generalmente rectangular, en donde se encuentra un extintor y una manguera, protegidos con un vidrio y una leyenda que induce a romper el mismo en caso de incendio.

Es uno de los sistemas más comunes y utilizados, ya que posibilita el uso del extintor para casos de incendios chicos o principio de incendio, o la manguera con una válvula que hace posible el paso del agua, para los casos de mayor consideración.

2-Rociadores

Este sistema, funciona de manera automática, detectando el fuego y accionando los rociadores para extinguirlo.

Son sistemas que se colocan en la parte superior de la instalación a cubrir, y a través de un sistema de cañerías y rociadores, colocados en forma proporcional, se accionan al detectar el fuego, y rocían de agua/espuma el lugar, de manera automática.

Al igual que los sistemas con manguera, son muy efectivos para atacar y acabar con el fuego, pero al mismo tiempo son muy dañinos para los sistemas eléctricos y equipos o artefactos electrónicos, cuando se utilizan con agua.

3- Sistema de Bombeo y tanques de agua almacenada.

Este sistema funciona con bombas, que se colocan, por lo general, en los techos o parte superior de los edificios, y se accionan en ocasión de incendios.

Las bombas extraen el agua almacenada en tanques, colocados frecuentemente en la parte subterránea del edificio.

Al igual que el sistema de rociadores, funciona con tuberías que conducen el agua a cada piso del edificio, y se seccionan por partes, para su accionar delimitado.

4-Sistemas a base de espuma.

La espuma es un elemento de gran importancia cuando hablamos de extinción de incendios, principalmente cuando los elementos que intervienen son líquidos inflamables.

La espuma, forma una capa sobre estos líquidos, que se desplaza sobre los mismos, provocando su extinción.

Funciona en base a los factores de aislamiento y enfriamiento.

La espuma es utilizada en rociadores, extintores, lanzadores, generadores, etc.

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *