18 julio, 2024

Originado en la década de los 60 en Inglaterra y Estados Unidos, el Pop Art es un movimiento artístico jugado que se caracteriza por contener imágenes de la cultura popular de dicha época. Estampados gráficos, colores puros y saturados y una buena dosis de sentido del humor.

Inspirado en la publicidad, los cómics, y los objetos o marcas de culto no solo influyeron en la moda del momento sino también en la decoración de interiores.

Para conseguir este look, invadir las paredes del hogar con pósters o cuadros: Coca Cola, las latas de sopa Campbell y las obras de Andy Warhol y Roy Lichtestein evocan de inmediato la estética sesentera.

El color lo es todo. Para lograr lucir este estilo furioso en los interiores,  hay que apostar por tonos vivos y brillantes. Los juegos de contrastes no son una opción, sino una máxima expresión.

Los muebles de diseñadores estadounidenses de mediados de siglo encajan a la perfección en este look. Harry Bertoia, Charles Eames o Eero Saarinen son tan sólo un ejemplo.

Es sumamente fácil combinar este estilo con otros. Y como es mejor una imagen que mil palabras… Nada lo describe mejor que esta imagen.

Ambiente pop art

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *