23 junio, 2024

Función del Remito

 

Un  remito es un documento que se emplea en distintas operaciones comerciales. Lo emite un vendedor con el objetivo de acreditar el envío de cierta mercadería: cuando ésta llega a destino, el receptor debe firmar el remito original y devolvérselo al vendedor. El receptor, por su parte, se queda con una copia.

El término original para representar el concepto de remito es albarán, el cual deriva del árabe hispano “albará”, palabra que, por su parte, procede del árabe clásico y cuyos significados originales se aproximan a las nociones de “justificante” y “prueba”. La firma del remito sirve para dejar constancia en un documento de la tradición de los bienes. En el ámbito del Derecho, esta palabra viene del vocablo latino “traditio” y hace referencia a la entrega de algo a una persona, ya sea física o jurídica.

La firma del remito, por lo general, se realiza una vez que el receptor confirma que se le está entregando aquello que ha solicitado. En cambio, si el comprador advierte que faltan mercadería o que alguna llegó dañada, puede rechazar el envío y no firmar el remito o aceptar el envío pero detallar los faltantes o daños como observaciones.

Cuando la mercadería es entregada por una empresa de transporte, el remito se genera por triplicado. El vendedor le entrega la mercancía y tres remitos al transportista. Éste lleva la mercadería y el remito duplicado al comprador, le devuelve el original al vendedor y se queda con el triplicado para acreditar que cumplió con su parte de prestar el servicio correspondiente.

El remito es un documento importante para ambas partes, el comprador y el vendedor, ya que al primero le permite llevar un control de los productos que recibe mientras que al segundo le deja una constancia de haberlos entregado, para evitar reclamos improcedentes. En ocasiones existe un tercer participante, la compañía de transporte, que también hace uso del remito para registrar el cumplimiento de sus obligaciones para con sus contratantes.

Entre los datos que se incluyen en un remito se pueden hallar: razón social del vendedor y el comprador, sus respectivas direcciones, identificaciones tributarias, descripción de la mercadería, fecha, firmas de quienes entregan y quién recibe la mercadería respectivamente, y el medio utilizado para el envío de esta.

Vale aclarar que el remito no reemplaza a la factura, ni al recibo, es decir, estos no poseen valor fiscal ni contable, ya que estos no incluyen información sobre valores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *