22 julio, 2024

El sinceramiento fiscal es el proceso por el cual las personas declaran voluntariamente al fisco las tenencias en moneda nacional y extranjera y también asi, los bienes dentro del país y en el exterior para luego aplicar un impuesto especial sobre los valores de los bienes y monedas declaradas. (ley 27260. Programa nacional de reparación histórica para jubilados y pensionados)

El sinceramiento, tiene como objetivo principal, llevar a la economía legal o economía “blanca” activos que hoy no están declarados. Otro de los objetivos es, por parte del estado, la recaudación.

Este, cuenta con una moratoria para aquellas empresas y personas que tienen deudas de arrastre, que pueden estar en instancias administrativas o directamente en juicio y también con un beneficio para los contribuyentes cumplidores que es la excepción del pago de Bienes Personales del ejercicio 2016 solo para las personas que se encuentren al día con sus obligaciones.

También, quienes presenten una declaración jurada de ratificación del patrimonio tienen una especie de bloqueo por lo que la AFIP no podrá ver los períodos anteriores a 2016.

La AFIP no interviene con respecto a la procedencia de los valores a declarar, lo que quiere decir que estos pueden tener o no un origen fraudulento o ilegal, tema que se encuentra en discusión ya que es un poco contradictorio al blanqueo en si.

Esto son algunos de los beneficios otorgados para incitar a la realización del sinceramiento.

De esta forma se pretende que estos bienes y monedas, ahora declarados, se destinen en actividades económicas o ingresen de en el mercado del país, generando un crecimiento en su economía. La fecha límite para realizar el sinceramiento fiscal fue hasta el 31 de marzo del 2017.

Anterior a esta ley, el estado percibía un impuesto especial que gravaba sobre los valores de los bienes y monedas que se registraban o “blanqueaban”. El país se encontraba en un blanqueo permanente, el cual le permitía al estado recaudar de manera constante.

A partir de esta fecha el impuesto especial recién mencionado paso a ser inexistente y este monto ya no era percibido. Sin embargo, la recaudación derivada del sinceramiento fue muy alta y en este aspecto tuvo un éxito indiscutible.

A partir de esta fecha, queda el aporte que haga el flujo de dinero originado por las cuotas de los planes de pago presentados por toda la moratoria, más el aporte de los impuestos patrimoniales y la derivación a otros tributos originado por los bienes que fueron exteriorizados.

Los fondos exteriorizados, del país y los del exterior, se volcarán a alguna actividad económica dentro del país, generando así un mayor movimiento dentro de esta y por lo tanto, produciendo el crecimiento de la misma, que se ha dado y se espera una reactivación mayor.

En conclusión, el blanqueo es una medida positiva ya que la cantidad de dinero recaudada por parte del estado fue muy alta, al igual que los capitales que pasaron a formar parte de la economía legal del país. Pero esto también posee un aspecto negativo, los bienes y capitales declarados no son investigados por lo tanto muchos de estos podrían ser el resultado de actividades ilícitas como lavado de dinero o robos, entre otros. Y las personas que cometieron estos actos no serán conocidas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *