12 junio, 2024

La contabilidad es una técnica de gestión realizada por empresas. Es un sistema de control y de información que permite conocer el patrimonio y sus variaciones. Sirve para obtener datos, tales como:
-La clasificación
-El registro
-La presentación
-La interpretación
Su objetivo es obtener y proporcionar información histórica, presente y predictiva para la toma de decisiones y poder administrar eficientemente. El método que utiliza la contabilidad para registrar las operaciones que realiza una empresa, se llama partida doble.
Se llama doble, porque cada operación se registra dos veces, en dos cuentas a la vez. En el Debe la cuenta que recibe (entrada) y se registra en la parte izquierda y en el Haber la cuenta que entrega (salida) que se registra en la parte derecha. La anotación de una operación con el Debe y el Haber, se llama registro o asiento contable.
Las cuentas patrimoniales se clasifican en Activo, Pasivo o Patrimonio Neto:
Activo (A): Representa los bienes de propiedad de la empresa y los derechos a cobrar.
Pasivo (P): Representa las deudas, compromisos u obligaciones a pagar.
Patrimonio Neto (P.N): Es la diferencia entre lo que tenemos y lo que debemos. Representa el capital inicial que realizan los socios, agregando o descontando los resultados obtenidos.
Para calcular el Activo, la ecuación sería:
Activo = Pasivo + Patrimonio Neto.
Para calcular el Patrimonio Neto, la ecuación sería:
Patrimonio Neto = Activo – Pasivo.
Adicionalmente, existe lo que se conoce como las cuentas de resultado las cuales sirven para representar los resultados positivos o negativos que obtiene la empresa. Se pueden diferenciar en cuentas de resultado negativo (gastos y pérdidas) que son las que representan una disminución en el P.N. o bien, en resultado positivo (ganancias) que implican un aumento en el P.N.
La contabilidad está fuertemente vinculada al Departamento de Recursos Humanos, ya que es necesario llevar un orden de las cuentas entre Empleador y Empleado. El modelo contable indica “Los gastos del personal“ y otros asimilados como cuadro de cuentas y cuentas anuales.
Respecto al cuadro de cuentas, capta los conceptos de:
Sueldos y salarios: Agrupa las remuneraciones fijas y variables, al personal de la empresa.
Indemnizaciones: Cantidades que se entregan al personal de la empresa. Se incluyen en esta cuenta las indemnizaciones por despido y jubilaciones anticipadas.
Seguridad social: A cargo de la empresa, son cuotas de la empresa a favor de los organismos de la Seguridad Social por las diversas prestaciones que realicen.
Aportes a sistemas complementarios de pensiones: Son aportes a planes de pensiones, jubilaciones, invalidez o muerte en relación con el personal de la empresa.
Gastos sociales: Son los gastos de naturaleza legal realizados en cumplimiento de una disposición legal o voluntariamente por la empresa. (Formación profesional, becas para estudios, primas por contratos de seguros sobre la vida, accidente, enfermedades, etc.)
Ingresos por servicio al personal: Son los ingresos por servicios varios que ofrece la empresa para el personal, tales como viáticos, comedor en planta, viviendas, etc.
Créditos a largo plazo al personal: Créditos o préstamos concedidos por la empresa al personal, cuyo vencimiento sea superior a un año.
Créditos a corto plazo al personal: Créditos o préstamos concedidos por la empresa al personal, cuyo vencimiento no sea superior a un año.
Las cuentas anuales dan a los Recursos Humanos una unidad económica como:
El balance de situación: Se hacen constar créditos o préstamos tanto a largo como a corto plazo, que se les concedieron a los trabajadores y se registran en las cuentas anteriores ya mencionadas.
La contabilidad de gestión se interesa en la aplicación de conceptos y procedimientos relativos al personal de la empresa, tendentes a la valoración de las personas como “recursos organizacionales”.
Se distinguen los siguientes conceptos como integrantes en la retribución del personal:
Retribuciones directas:
– Salario base.
Complementos salariales personales:
– Antigüedad.
– Conocimientos específicos.
De puestos de trabajo:
– Toxicidad.
– Peligrosidad.
– Turnicidad.
– Responsabilidad.
– Nocturnidad.
Por calidad o tiempo de trabajo:
– Incentivos.
– Asistencia y puntualidad.
– Horas extras.
– Comisiones.
Otros complementos salariales:
– Residencia.
– Quebrante de herramientas.
– Prendas de trabajo.
– Gastos de locomoción.
Retribuciones indirectas:
– Plus de distancia.
– Plus de transporte.
– Gastos de contrato.
– Indemnización por traslado.
– Indemnización por suspensión de contrato.
– Indemnización por despido y rescisión de contrato.
– Retribuciones en especie.
Coste de adquisición:
– Reclutamiento.
– Selección.
– Contratación.
Coste de desarrollo:
– Orientación.
– Formación fuera del trabajo.
– Capacitación en el lugar de trabajo.
Según el gasto periódico que cualquier empresa realiza, se incurre en una serie de desembolsos que no tienen la consideración de gasto, sino de inversión. En este sentido, los gastos se definen como aquellos importes de los que no se pueden esperar beneficios futuros o que representan consumos que implican disminución de los servicios potenciales de un activo. Por ejemplo, una camioneta para reparto. Ambos conceptos, gastos e inversión, reflejan el coste en Recursos Humanos.
Mi opinión acerca del tema, es que es importante la contabilidad para poder llevar un registro de las operaciones que realizan en cuanto al personal de la empresa y al estar vinculado con el Departamento de RR.HH. se pueda implementar incentivos económicos para motivar a los empleados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *