16 junio, 2024

El 17 de febrero del presente año, se publicó en el boletín oficial de la Nación el decreto 117/2017, que elimino el 12% de arancel para la importación de componentes para la elaboración de computadoras, así como también el 35% de arancel que se gravaba a la importación de notebooks, tablets y computadoras. En el mismo decreto se fundamenta la medida argumentando que “esta modificación redundara en la disminución de los costos de fabricación, mejorando las condiciones de competitividad y productividad, y contribuyendo al aumento de la inversión productiva en el sector y de su disponibilidad en el mercado laboral”.

Cabe aclarar que esta eliminación arancelaria no alcanza a los particulares, solo a las empresas, pero aun así según el propio gobierno, esto generaría una disminución de hasta un 50% de los precios en el mercado interno. En cuanto a la adquisición particular existe una franquicia dispuesta por la AFIP con un máximo de USD 300 por persona que pueden ingresarse al país, cobrándose una multa del 50% sobre el valor excedente. En una entrevista realizada por infobae a Rubén Oscar García, presidente de la Cámara de Importadores de la República Argentina (CIRA) aclaro que esta franquicia permite evitar la fuga de dólares, pero que sin embargo el año pasado 2.900.000 de argentinos viajaron a Chile gastando unos USD 3.000 millones lo que generó una fuga mucho peor, en la búsqueda de precios que para nuestro país parecían imposibles.

García menciona dos problemáticas importantes en la Argentina en relación a esta temática, por un lado está la política impositiva que encarece los procesos de producción, y por otro lado reclama la apertura de bienes con Licencias No Automáticas, debido a las trabas burocráticas que demoran la nacionalización de las mercaderías ya que las autoridades se exceden en los plazos para otorgarlas, algunas mercaderías se arruinan en los depósitos o se terminan pagando altos costos por su estadía, además de no poder cumplir en tiempo y forma con las obligaciones contractuales. Por supuesto todos estos gastos excesivos son trasladados por el productor a la cadena final, en donde el consumidor termina pagando por los platos rotos.

En resumen, esta medida tomada por el Estado, si bien es un buen comienzo como estímulo a las importaciones y al consumo interno, no será suficiente por sí sola, deberá analizar otras opciones en profundidad, para que los beneficios alcancen a todos los sectores por igual, y que no se favorezcan unos en desmedro de otros. Esto no se trata simplemente de abrir las importaciones sin controlar todos los factores que inciden en el mercado interno, ya que la producción local se encuentra en desventaja y no puede competir con los precios de los bienes importados. Pareciera que en nuestro país no es posible estimular las importaciones sin destruir y generar cierres de fábricas y empresas nacionales, ni proteger al mercado interno sin afectar a aquellas empresas que requieren de las importaciones para subsistir.

 El desafío estará en encontrar el punto de equilibrio en la balanza, considerando sobretodo que esta es la manera de encaminar al país a un crecimiento económico integral.

www.boletinoficial.gob.ar/#!DetalleNorma/159229/20170220

www.google.com.ar/amp/www.infobae.com/economia/2017/02/20/la-eliminacion-de-aranceles-no-alcanza-a-las-compras-de-particulares-en-el-exterior/%FoutputType%3Damp-type

www.google.com.ar/amp/www.cronista.com/amp/economiapolitica/Importadores-reclaman-que-se-liberen-los-bienes-con-Licencias-No-Automaticas-20170222-0049.html

  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *