16 junio, 2024

Estados Unidos como target

 El consumo del vino en Estados Unidos ha aumentado en los últimos 23 años de forma constante a un ritmo en torno al 3% anual. En 2014, el consumo total de vino en volumen aumentó un 0,3%, un cambio en el consumo que parece seguir en un crecimiento anual alrededor del 1% desde 2011, en un mercado relativamente joven y con una cultura del vino muy nueva para el norteamericano medio.

Esto supone un indicador del potencial de crecimiento, es decir una gran oportunidad de negocio debido a la existencia de potencial comercial.

En 2014 se consumieron en Estados Unidos, según los Estudios de ICEX, un total de 321 millones de cajas de 9 litros, lo que lo convierte en el país con mayor consumo en volumen, aunque el consumo per cápita (9 litros al año) aún está muy por detrás de países como Francia (42 l/año) o España (21 l/año).

Regulaciones a tener en cuenta a la hora de importar desde Estados Unidos

 En cuanto a la regulación, Estados Unidos es un país dividido en 50 estados, donde las pautas son diferentes incluso dentro de un mismo Estado.

El factor común en cuanto a exportaciones a Estados Unidos es que la introducción del vino debe realizarse a través de un importador con licencia federal, quien revende el producto a los distribuidores/mayoristas estatales que, a su vez, lo distribuyen a los minoristas. Este sistema de 3 escalones o “Three Tier System” está regulado por ley, por lo que no se puede exportar directamente a los consumidores.

En cuanto a aspectos aduaneros y fiscales, la entrada de vinos a los Estados Unidos implica el pago de 3 impuestos: los aranceles (Duties), las tasas de trámites aduaneros, y el Impuesto Federal del alcohol (Federal Excise Tax, FET).


 Regulaciones a tener en cuenta a la hora de exportar desde Argentina

 Inscripción como exportador de productos vitivinícolas

Para poder exportar productos vitivinícolas (definidos en la Ley 14.878 y sus normas complementarias) toda persona física o jurídica debe inscribirse en el Registro de Exportadores del Instituto Nacional de Vitivinicultura.

  • Solicitud para análisis de aptitud exportación

El «Análisis de Aptitud Exportación» indica el resultado de las determinaciones realizadas por los Laboratorios del I.N.V. sobre las muestras de un vino o mosto que se pretende exportar.

Previo a cada despacho, el exportador deberá comunicar ante la oficina del I.N.V. de su jurisdicción la operación que realizará, mediante la presentación del Formulario Nº 1848 “Documento de Exportación”, que tendrá carácter de Declaración Jurada.

Certificados

A solicitud del comprador o de las autoridades sanitarias o aduaneras del país de destino el exportador puede solicitar al I.N.V. distintos tipos de “Certificados”, como ser de “Calidad”, “Libre Venta”, “Origen”, “Zona de Producción”, “Tenores de Cloro y Sodio”, “VI- 1 (Documento para la Importación de Vinos y Mostos a la Unión Europea), y otros.

 

Vino elegido

 El vino preferido del consumidor de los Estados Unidos es el llamado “vino de mesa” que acapara un 91,68% del consumo en 2012, según datos de Wine Handbook, seguido de los “espumosos” con un 5,24%.

En cuanto a variedad, el vino blanco es el más consumido, con una cuota del 45,04% del consumo total de “vinos de mesa”. Le sigue de cerca el vino tinto, con un 44,28%, según los datos en los hábitos de consumo de la media histórica en los últimos 5 años analizados por The U.S. Wine Market.

 

Medio de transporte

 El medio más habitual para exportar vino a los Estados Unidos es el transporte marítimo. Para el transporte del vino se han de tener en cuenta factores como la humedad, la luz y los cambios de temperatura, ya que pueden afectar sus propiedades. En un transporte internacional a Estados Unidos —que puede tardar entre 11 y 90 días en llegar en función de la naviera contratada y de la fecha de salida del envío— los daños ocasionados por el calor, el frío o la humedad pueden llegar a arruinar la campaña entera de exportación, si no nos hemos ocupado de ellos debidamente.

Si el producto es de alta calidad, se puede optar por un contenedor reefer o refrigerado. Pero dado que este puede triplicar el precio de un contenedor dry o standar, existen algunas alternativas para mejorar las condiciones en las que el vino es transportado. Existe la opción, por ejemplo, de cubrir el contenedor con una manta térmica y así se puede aislar el contenedor del calor.

Puedes optar por contenedores completos (FCL) o compartidos (LCL o grupaje) en función del volumen total de cajas a transportar.

 

Vino a clasificar

 2204.21.00.200F Vino varietal (vino fino) o vino de calidad preferente (RC001/96 INV)

Links

http://www.inv.gov.ar/

http://www.inv.gov.ar/index.php/men-inv-asuntosint/men-aint-comext

http://www.telam.com.ar/notas/201611/171480-argentina-exportacion-vinos.html

Alumno: Ricardo Andrade

Sede: Caballito

Turno: Mañana

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *