4 marzo, 2024

La organización internacional del trabajo (OIT) ha iniciado la campaña para celebrar el dia mundial de la salud y seguridad en el trabajo, el 28 de abril.

Tal y como anuncio la OIT en su nota de prensa, actualmente los empleados deben hacer frente a una mayor presión para poder responder a las demandas del trabajo moderno. LOS RIESGOS PSICOSOCIALES,  como el aumento de la competencia, las altas expectativas en el rendimiento y los horarios laborales extensos contribuyen a que el ambiente en el trabajo sea cada vez mas estresante y dificultan la conciliación entre la vida familiar y laboral. Así mismo, debido a los importantes cambios que se están produciendo asociados a la crisis económica mundial, los trabajadores se encuentran expuestos a nuevas situaciones que pueden tener graves consecuencias negativas para su salud mental su bienestar psicológico,  tales como cambios organizacionales o de reestructuracion, menos oportunidades laborales, aumento de la precariedad laboral, miedo a perder el empleo, despidos masivos, problemas de desempleo y perdida de la estabilidad financiera.

Estos factores han contribuido a que los investigadores, profesionales y responsables de las políticas laborales presten cada vez mayor atención al impacto de los riesgos psicosociales y al estrés laboral, un problema que afecta a todo los países,  a todo los trabajadores y a todas las profesiones en los países desarrollados y en desarrollo.

Con la finalidad de concienciar sobre la magnitud del estrés laboral en el mundo, la oficina internacional del trabajo ha publicado el informe workplace stress: a collective challenge (estrés en el trabajo: un desafío colectivo). En el documento se realiza una definición del concepto de estrés laboral, así como una revisión de su impacto a nivel mundial. Así mismo,  también se llevo a cabo una recopilación de los marcos legales y estrategias relacionadas con la prevención del estrés laboral y la mejora de la salud mental de los trabajadores, los restos futuros y la importancia de adoptar una estrategia colectiva para prevenir y controlar las causas del estrés en el trabajo. Según señala la OIT, nos encontramos ante un escenario complejo, donde el empleo puede considerarse al mismo tiempo un importante generador de riesgos psicosociales y un lugar ideal para prevenir el estrés.

De acuerdo con el informe, el estrés laboral esta influenciado por la organización, el diseño de los puestos de trabajo y las relaciones laborales, y tiene lugar cuando las demandas de trabajo no alcanzan o exceden las capacidades, recursos o necesidades del trabajador, o cuando el conocimiento o habilidades del trabajador o del equipo no coinciden con las expectativas de la cultura organizacional de la empresa.

Entre los riesgos psicosociales que pueden afectar al estrés laboral, se ha identificado factores asociados al contenido del puesto de trabajo (ambiente y equipamiento laboral inadecuado, mal diseño de la tarea, presión, horarios laborales inflexibles, etc.) y al contexto laboral (pobre comunicación, bajos niveles de apoyo en la solución de problemas y desarrollo personal, indefinición de objetivos organizacionales, ambigüedad o conflicto de roles, estancación e incertidumbre laboral, sobrepromoción o baja promoción, escasa participación en la toma de decisiones, pérdida del control sobre el trabajo, etc.)

Asimismo, estudios han puesto en evidencia que los niveles elevados de estrés laboral pueden contribuir a la aparición de problemas de salud mental (cansancio, ansiedad, depresión…) y física (trastornos cardiovasculares y musculo esqueléticos) y las investigaciones recientes han puesto el énfasis en el impacto del estrés laboral sobre los hábitos de conducta, de tal manera que se ha mostrado su asociación con el consumo de alcohol, drogas y tabaco, la dieta poco saludable, la falta de sueño, el aumento de accidentes laborales y las enfermedades crónicas. Los problemas laborales relacionados con el estrés tienen, de esta manera, un considerable impacto en la economía y en la productividad, competitividad e imagen pública de las empresas.

Por este motivo, resulta necesario el diseño de políticas de trabajo y programas de prevención de salud y seguridad laboral encaminados a prevenir el estrés laboral y dirigidos a aumentar la satisfacción de los trabajadores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *