12 julio, 2024

El actual director de aduana y otras diez personas involucradas en una organización que se dedicaba a sacar contenedores de la Aduana mediante la alteración de documentación.
La causa comenzó a partir de unas escuchas que realizó un juez federal por un caso de drogas. Así uno de los imputados en aquel caso por narcotráfico comenzó a hablar de maniobras con contenedores. Esa causa se acumuló entonces con una anterior que está a cargo del juez de lo penal económico donde se investiga una gran maniobra para liberar contenedores varados en el Puerto de Buenos Aires.
El mismo mandó detener a varias personas que estaban involucradas en la denuncia original que determinó que dicho director fuera apartado de la Aduana donde fue repuesto hace un par de semanas.
Las escuchas de la causa se produjeron durante los meses de junio, julio y agosto del 2016. Días después de la fecha de la última escucha acumulada en la causa que tiene el magistrado, el ministerio de Seguridad de la Nación presentó una denuncia. Aquella denuncia surgió a partir de un anónimo que iba acompañado por grabaciones de audio. En la denuncia original se describía una maniobra calcada a la que se investigan y se ordenaron la detención de varios involucrados. Se envió al fuero Penal Económico la causa en la que un fiscal había imputado al director de aduana. El fiscal apeló frente a esto y debe decidir la Cámara Federal en qué fuero tramita ese caso, que actualmente se encuentra bajo el fuero Federal y esperando fecha de juicio oral y público.
Todas las personas que participaron de estas actividades están acusadas del delito de asociación ilícita y tentativa de contrabando agravado.
Si bien fuentes judiciales explican que el titular no está nombrado en las escuchas, el esquema de funcionamiento de la «banda» es el mismo que fue descripto en la denuncia de agosto pasado que terminó con la suspensión del ahora reincorporado director de la Aduana.
Los integrantes de «la Mafia de la Aduana» falsificaban documentos, cambiaban el peso de los contenedores y los artículos que tenían adentro y con eso lograban liberarlos. Lo hacían, por cierto, a cambio de dinero que pagaban aquellos que querían poner en venta los productos importados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *