18 mayo, 2024

Intoxicaciones por gases

Según el mecanismo de acción del tóxico involucrado, se distinguen dos grupos de gases.

Gases irritantes

La acción irritante no ocurre solo en el nivel del árbol respiratorio, sino que también afecta al resto de las mucosas con las que el gas entra en contacto. La persona presenta enrojecimiento ocular, lagrimeo, dolor de garganta y estornudos.

El grado de compromiso de la vía aérea depende de varios factores, tales como: el tiempo de exposición, la concentración del gas en el aire y su solubilidad en el agua. Aunque los gases poco solubles producen daños más leves en la vía aérea superior, penetran con mayor facilidad.

Los gases más relevantes de este grupo son:

  • Cloro

Este gas de color verde amarillento y olor sofocante es más denso que el aire, por lo que tiende a acumularse. Se utiliza en las industrias química, del plástico y del papel.

Al ponerse en contacto con la humedad de las mucosas, libera ácido clorhídrico, que es el compuesto que ocasiona las lesiones. Inicialmente, la persona intoxicada experimenta ahogo y tos, que cesan cuando logra respirar aire puro. En los casos más graves, cuando la exposición es prolongada, se producen laringoespasmos o edema agudo de pulmón, que puede conducir a la muerte.

  • Amoníaco

Es un gas incoloro, inflamable y de olor desagradable. Se emplea en la fabricación de fertilizantes, en las industrias textil y de plásticos, como solvente para la manufactura de cueros y en la fabricación de explosivos y de productos farmacéuticos.

Cuando se pone en contacto con las mucosas, se convierte en hidróxido de amonio y produce diversas lesiones: en la vía aérea, laringitis y edema pulmonar,  en el aparto digestivo, perforación gástrica y esofágica y en la piel, ampollas seguidas de necrosis. Además, la persona manifiesta síntomas tales como lagrimeo, visión borrosa y sensación de quemazón en los ojos.

  • Óxidos de nitrógeno

Estos gases de color marrón amarillento, más denso que el aire, se caracterizan por ser poco solubles en agua. Se emplean en la fabricación de fertilizantes y explosivos, también se liberan por la combustión interna de motores y en el humo del tabaco.

Al ser inhalados, y tras producir lesiones leves en la vía aérea superior, llegan con facilidad a los bronquiolos y los alvéolos, donde originan nitrógeno y ácido nítrico. Las primeras manifestaciones de una intoxicación por estos gases son: dificultad para respirar, bronco espasmos, dolor torácico y taquicardia. En casos más graves, puede presentarse edema pulmonar y una bronquiectasia (tos insistente con copiosa expectoración, producida por la dilatación de uno ovarios bronquios).

Gases no irritantes

Entre los más representativos de este grupo se encuentran:

  • Cianuro

La vía de ingreso del cianuro al organismo puede ser digestiva, respiratoria o cutánea y su absorción es rápida. El mecanismo de acción consiste en bloquear la utilización del oxígeno en la cadena respiratoria celular. Los sistemas más afectados son el nervioso y el cardiovascular.

Inicialmente, la víctima presenta síntomas inespecíficos, tales como cefalea, vértigo, ansiedad, disnea, taquicardia, hipertensión, náuseas y vómitos. En los casos de intoxicaciones graves, la persona puede manifestar disminución del nivel de conciencia, convulsiones, trismo (contractura de los músculos de la masticación) y opistótonos (postura anormal del cuerpo, que se presenta rígido y arqueado hacia atrás), edema agudo de pulmón, arritmias, bradicardia (ritmo cardíaco lento) e hipotensión.

  • Monóxido de carbono

Se trata de un gas inodoro e incoloro producido a partir de la combustión incompleta del gas natural o de otros combustibles que contengan carbono. Las intoxicaciones por monóxido de carbono son especialmente problemáticas debido a que es un gas difícil de detectar, no solo por su falta de olor, sino porque no irrita las mucosas.

La mayoría de las exposiciones a monóxido de carbono ocurren durante el invierno, por la falta de ventilación en el sistema de calefacción. Otras fuentes de emanación de este gas son los incendios, los caños de escape de los automóviles, los motores, el mal funcionamiento de los hornos de aceite o de madera, las parrillas de carbón a leña ubicadas en espacios cerrados, etcétera.

La presencia de este gas altera el intercambio gaseoso entre el ambiente y los pulmones: en lugar de oxígeno ingresa monóxido de carbono al organismo. El efecto tóxico consiste en la disminución del oxígeno en los tejidos, principalmente del oxígeno unido a la hemoglobina dentro de los glóbulos rojos. El monóxido de carbono se combina reversiblemente con la hemoglobina y forma carboxihemoglobina. Como esta unión es 240 veces más fuerte que la unión entre oxígeno y hemoglobina, esta última no puede cumplir adecuadamente con su función de transportar oxigeno a los tejidos del organismo.

Las manifestaciones por intoxicación de monóxido de carbono, según su concentración en el organismo, son dolor de cabeza ligero, dificultad para respirar, náuseas, irritabilidad, fatiga, visión borrosa, aumento de la frecuencia respiratoria, aumento de la frecuencia cardiaca, confusión, convulsiones, paro cardiorrespiratorio y, en los casos mas graves, puedo ocasionar la muerte.

¿Que sí debemos hacer ante intoxicación por gases?

  • Activarel sistema de emergencias médicas.
  • Asegurarla escena.
  • Trasladar a la persona a un sitio seguro y bien ventilado.
  • Recostarla cómodamente yabrigarla.
  • Aflojarlelas prendas de ropa como corbata, camisa, cinturón, etcétera.
  • Si fuera necesario, Iniciarla RCP.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *