23 junio, 2024

                                     La posibilidad de tener que despedir empleados puede ser abrumadora y hasta causar mucho estrés.

Gestionar un despido es una situación difícil por lo que se necesita buscar todas las soluciones posibles para impedirlo.

Revisar costos

Se debe saber que hay costos ocultos que pueden hallarse en diversas áreas, desde el mal uso de la electricidad, del papel y hasta el agua generando gastos innecesarios de mantenimiento.

Lo recomendable es contratar asesores para que hagan una revisión e inspección de todos los procesos para ser más eficientes en los consumos.

Otra medida para aliviar costos a la empresa son los cambios de horario del trabajo entre diurna, nocturna y mixta. Una alternativa momentánea quizás hasta que la situación vuelva a ser normal.

Innovar constantemente

Si las ventas están decayendo, algo está sucediendo en el mercado: las necesidades de los clientes están variando o ya no hay dinero para adquirir los productos.

Por ello se aconseja diseñar una nueva línea que vaya acorde con las necesidades del mercado. Cambiar para ganar, es la consigna.

Flexibilizar horarios

Ante una situación de crisis empresarial y para evitar despedir a los empleados se necesita explicarles que la compañía está atravesando por un momento difícil.

Plantear quizás la alternativa de trabajar 4 de 5 días a la semana o sólo media jornada con reducción de sueldo.

Re-ubicar al personal

En caso que la compañía tenga el objetivo de reducir ciertas áreas o se fusione con otra empresa y se dupliquen funciones, se debe re-ubicar al personal asignándoles nuevas funciones o cambiarlos de sede.

Asegurarse que cuenten con las habilidades, capacidades e instrumentos para desarrollar esas nuevas funciones, es lo que enfatizan los especialistas.

Trabajar desde casa

Otra de las alternativas para evitar liquidar a los empleados es que ellos hagan home office lo que ayuda a las empresas a reducir gastos de alquiler y otros servicios.

Lo cierto es que los empresarios que opten por estas alternativas debe ser más exigentes al medir la productividad de los empleados y a la vez pedir resultados constantemente.

Incentivarlos a emprender

Si el despido es inminente, se debe avisarles hasta con un mes de anticipación, pero quizás promoviéndolos en otras compañías, bolsas de trabajo y ayudarlos a que tengan su negocio propio con la liquidez que perciben.

Los especialistas señalan que esta medida es conveniente para aquellos empleados mayores de 40 años de edad, pues es difícil que consigan trabajo rápidamente.

 

Errores comunes que cometen en un despido

Si se han visto las alternativas para evitar despedir a los empleados en una época, también se halla la otra cara de la moneda: los errores comunes que cometen los jefes antes de despedirlos. Éstos son algunos de ellos:

  • No contratar a la persona adecuada: muchas veces, los gerentes están desesperados por llenar puestos de los candidatos que, a la larga, no son la mejor alternativa para dichas funciones laborales. Entonces, a mediano o largo plazo, se a la liquidación del empleado.
  • No administrar el rendimiento del trabajador: también muchos directivos piensan que es difícil capacitar a la gente o tener conversaciones directas con los empleados sobre el cambio de comportamiento que deben tener en la empresa. Pero si no se entrena a un empleado o se establecen expectativas claras con él sobre su rendimiento, es la causa para su despido injustificado. Hay que considerar que la mayoría de trabajadores desea saber si están haciendo algo erróneo que podría justificar su despido.
  • No exponer a los empleados los resultados de no mejorar su trabajo: los especialistas señalan que los gerentes necesitan dejarse de rodeos con los empleados cuando tienen conversaciones con ellos sobre su desempeño laboral. Ellos deben darse cuenta que lo que hace o no hace el empleado podría resultar en pérdida del empleo. No debe permitirse que los trabajadores adivinen que están en riesgo de ser despedidos. Si bien es cierto que algunos directivos tienen dificultades para expresar las ideas, tienen que ser claros al explicar si la situación laboral es grave, porque la mayoría de los trabajadores operan bajo el supuesto que todo está en orden a pesar que saben que su jefe le gustaría que tengan una mejor labor en la empresa.
  • No documentar los problemas de rendimiento: muchas veces se generan situaciones conflictivas entre los empleadores y empleados, ya sea por deficiencias de los empleados en el rendimiento u otros motivos. Pero si esos problemas no son documentados en el departamento de Recursos Humanos, no hay una prueba sustancial para su posterior despido por lo que el empleado puede alegar que es un despido injustificado ante sus abogados.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *