12 junio, 2024

El papel de la comunicación en recursos humanos es promover las relaciones positivas del empleado, estableciendo objetivos, aumentando las competencias y el desarrollo de los mismos. Una comunicación exitosa se logra tanto de manera verbal como no verbal, es decir, mediante diferentes factores como envío de emails, reuniones, notas internas, etc., de acuerdo con la situación que pueda darse. Por ejemplo, si se reducirá el personal se puede realizar una reunión para explicar los motivos, o con notas internas correos internos para aclarar e informar novedades de la empresa.

Una comunicación eficaz es imprescindible para atraer empleados más calificados, de lo cual depende la supervivencia de cualquier empresa. Los profesionales de recursos humanos deben utilizar tano las habilidades verbales como las no verbales para interactuar con el personal, como por ejemplo estrechar las manos, contacto visual, diferentes expresiones visuales o la postura del cuerpo.

La comunicación tanto externa (lo que se le quiere demostrar u ofrecer al público) como la interna (de todos los sectores de la empresa) debe ser la correcta para las organizaciones. El comienzo de una buena comunicación se da en el proceso de formación de los empleados, tanto en una inducción como en la capacitación, ya que es cuando se le inculca al trabajador la cultura organizacional de la empresa, las políticas de trabajo y lo más importante: como debe desenvolverse la persona en su puesto de trabajo y cuáles son sus tareas.

El trabajo en equipo suele generar cierto desgaste, debido a la diversidad generacional (diferentes culturas y generaciones, trabajando en conjunto, y con diferentes ideas, generan cierto roce o malestar en el trabajo). Una de las maneras de superarlo es contando con un líder carismático que logre una comunicación fluida con sus empleados y que tenga en cuenta sus opiniones, por lo que pedirles que muestren colaboración, con ideas y con compromiso, disminuirá las tensiones y fomentara la participación. Esto fomentará además la cultura corporativa que enviará un mensaje de unidad y fuerza al exterior de la organización.

La estrategia de comunicación debe ser “bidireccional”, debe haber constante comunicación entre empleados y supervisores. Es necesaria la comunicación constante y colaborativa, la retroalimentación y la evaluación en conjunto de las tareas y los resultados entre todos los sectores involucrados, para lograr la satisfacción y motivación de los empleados.

La administración en el área de recursos humanos debe fomentar la igualdad de oportunidades, evitar la discriminación y la tolerancia a la diferencia, además debe lograr forjar líderes inclusivos mediante técnicas de capacitación para generar culturas de trabajo diversas. El líder no solo debe motivar a los empleados, sino que también debe ser “expansor de la cultura de la organización” por lo que el rol del líder es imprescindible para poder completar y realizar el trabajo de recursos humanos.

Para concluir podemos decir que el hombre como sujeto social tiene la capacidad de poder trabajar en equipo, pero suele haber conflicto entre pares por diferencias culturales, pero estos deben aprender a superarlos para lograr los objetivos personales dentro de la empresa y, obviamente, poder lograr los objetivos de la empresa misma. Para lograr superar estos obstáculos culturales, no solo entra en juego  la motivación y la comunicación sino que también el rol del líder, y que este debe fomentar la diversidad cultural para crear un clima favorable y abierto a discusiones y diferentes aportes que pueden influir y ser beneficiosos para la organización, haciendo que las personas se sientan más cómodas y no haya roce entre pares.