18 mayo, 2024

 

Paul Lindley es creador y presidente de una empresa de Reino Unido que es líder en alimentos para bebes y niños pequeños.

Fueron sus hijos quienes lo inspiraron y advirtieron sobre la importancia de la creatividad, es decir, fue la mentalidad de pensar como un niño lo que le permitió crecer. Él mantiene que al pensar como ellos estamos más abiertos a la comprensión de nuevas y diferentes maneras de hacer las cosas.

Paul lideró el mercado al destacar sus productos con colores brillantes y primarios para atraer a sus potenciales clientes, mientras que lo que se aconseja a la hora de hacer productos orgánicos son colores modestos o pasteles.

Pasamos toda nuestra vida tratando de dejar atrás nuestra infancia, para ser adultos responsables e independientes, y no estamos notando que pensar como niños puede ayudarnos más de lo que pensamos a la hora de crear un producto nuevo para nuestra empresa.

Existe un pre-concepto actual, de que eficiencia y diversión en el trabajo son cuestiones que no se llevan bien. Pero hoy en día se cree que no existe mejor motivación para los empleados que sentirse cómodos, relajados y lejos de las presiones para desarrollar su mayor potencialidad.

En los últimos años las empresas cambiaron su visión en respuesta a las fuerzas de globalización y los nuevos consumidores. La flexibilidad y el ocio son imprescindibles para el lugar de trabajo del futuro. Además los nuevos actores en escena, los “Millenials” requieren un ambiente de trabajo completamente distinto al que estaban acostumbradas las empresas.

Un claro ejemplo es Google, gran parte del secreto detrás de la eficiencia de cada empleado está en sus asombrosas y creativas oficinas en las que trabajan. En cada piso hay al menos dos áreas para descansar en las cuales además les ofrecen comida y bebida. Cada uno de sus empleados puede administrar su tiempo y trabajo a su manera; no existen horarios predeterminados pero sí deben cumplir con los plazos de entregas y desarrollo laboral que les exige cada puesto. Cuentan con gimnasio, áreas de relajación y masajes, piscinas, acuarios, bibliotecas, pingpong, videojuegos y hasta las mascotas son bienvenidas.

Mientras que la mayoría de las oficinas del mundo trabajan en cubículos, las oficinas de Google parecen un parque de diversiones laboral. Si crees que sus oficinas son demasiado grandes, no te preocupes; tienen toboganes para bajar. ¿A quién no le gustaría trabajar en un lugar así?

En conclusión, todo esto está basado en investigaciones que se han hecho sobre como hacer al personal más creativo, productivo y por sobre todas las cosas motivar el entusiasmo por su trabajo. Hoy en día las empresas le están prestando mucha más atención al ambiente laboral que ofrecen. Esto ocurre sobre todo en empresas de publicidad, diseño, tecnología y arquitectura. La idea es mantener satisfechos y relajados a los empleados para sacar su mayor provecho posible en cuanto a productividad. Tal vez en un futuro no muy lejano las oficinas estresantes, aburridas y monótonas ya no sean tan comunes.

Pienso que el mejor consejo para los aspirantes a empresarios es: «piensen como niños».

 

Fuente: http://www.bbc.com/capital/story/20170509-how-thinking-like-a-toddler-could-help-you-win-at-business

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *