21 febrero, 2024

Antes de iniciar, es importante desarrollar a qué nos referimos cuando hablamos de comunicación oral. ¿Qué se entiende por comunicación?: “la comunicación puede entenderse como un intercambio, interrelación, como diálogo, como vida en sociedad, todo ello relacionado indiscutiblemente con las necesidades productivas del hombre y no puede existir sin el lenguaje”. Comunicar es compartir.
El diálogo es: “Plática entre dos o más personas, que alternativamente manifiestan sus ideas o afectos” (Real Academia Española). Éste se desarrolla cuando se cumplen ciertas condiciones:

  • Presencia de dos o más interlocutores
  • Variación de temáticas
  • Intercambio de información
  • Mismo idioma para los interlocutores
  • Cohesión y Coherencia en lo que cada uno exponga.

Y manteniendo ciertas actitudes: Confianza, respeto, distensión e interés.

Se pueden distinguir diferentes tipos de comunicación oral, dependiendo del número de participantes:

  • Singulares: Papel del emisor.
  • Duales: Dos interlocutores, papel emisor y receptor.
  • Plurales: Tres o más interlocutores, papel emisor y receptor.

La comunicación oral es una empresa es fundamental para una buena organización y un buen desempeño, si no hay una buena comunicación oral pueden existir equivocaciones o un mal funcionamiento de la empresa. Entonces ¿Será que la comunicación debe existir para un buen desempeño de la empresa?

Se entiende por comunicación, como aquel proceso que tiene por objeto la transmisión y/o intercambio de información entre personas.

Además, en este proceso de comunicación o proceso comunicativo podemos distinguir una serie de etapas: Etapa expresiva, Etapa de transmisión y Etapa comprensiva. En este proceso intervienen una serie de variables, externas o internas, que determinan que el proceso tenga éxito o por el contrario fracase.

Para esto, es importante estudiar los elementos de la comunicación. Para establecer una comunicación los elementos internos son los siguientes: el emisor, el mensaje que se va a enviar y el receptor.

La voz juega un papel muy importante en la comunicación oral. La pronunciación, y el léxico contribuyen a que el lenguaje se convierta en todo un arte. También contribuyen el énfasis y el volumen empleado.

Dentro de los tipos de comunicación, los más comunes son la comunicación oral y la comunicación escrita. Sin dejar de lado otro tipo de comunicación que en ocasiones es ampliamente utilizada: la comunicación visual. En este tipo de comunicación no se emplea ni la voz ni los grafismos. El uso de símbolos, colores, etc., son ejemplos de comunicación visual.

Las normas que se deben realizarse para una buena actuación durante las relaciones de grupo son: motivación a la participación, empatía, mediación y dirección.

La comunicación es esencial en cualquier tipo de actividad organizada y acaba por convertirse en un factor imprescindible para que ésta funcione adecuadamente.

Cualquier actividad humana se desarrolla a través de la comunicación y las propias empresas, a medida que se han hecho más complejas y diversificado su radio de actuación, han entendido que constituye uno de los elementos más importantes para su propio desarrollo. En las empresas, los efectos positivos de la comunicación son evidentes, porque mejora la competitividad de la organización y la forma en la que se puede adaptar a los cambios que se produzcan en su entorno, para conseguir los objetivos que se hayan propuesto inicialmente. Al mismo tiempo, la existencia de una comunicación en la empresa eficaz, fomenta la motivación de los empleados, así como el compromiso y la implicación en las tareas, creando un clima de trabajo integrador.

Se diferencian dos tipos de comunicación: interna y externa. Claramente, la comunicación interna es la que se produce en el interior de la empresa, entre los miembros que forman parte de ella. Aunque no se le da la importancia que merece en muchos casos, resulta vital para fomentar la participación y el compromiso de estas personas. Es importante fortalecer una identidad corporativa interna, en la que todos los integrantes de la empresa se sientan identificados, antes de poder lanzar a los clientes una imagen corporativa consistente.

En conclusión la comunicación oral es fundamental en la empresa, ya que se puede tener una mejor organización y desempeño con todos los que la conforman.