20 junio, 2024

El distribuidor minorista es el la empresa o persona que comercializa de forma autónoma productos o servicios directamente con el consumidor final. Es capaz de influir en las ventas y en los resultados finales que tiene la comercialización de un producto.

Dentro del comercio se encarga de comprar productos en grandes cantidades a los fabricantes o importadores; se encarga de vender en unidades individuales y pequeñas.

Están ubicados al final de la cadena de suministro, ya que arriba de esta se encuentra el mayorista.  Las principales funciones de este son: controlar productos a laboratorios o distribuidores, regular los stocks, negociar los acuerdos sobre las condiciones y precios con los distribuidores, realizar las funciones de promoción y venta, asumir los riesgos inherentes a la operativa del canal y de asesorar a consumidores finales.

La clasificación del comercio minorista se divide entre el tipo de producto, relaciones de propiedad, localización del comercio que se va a elegir dependiendo el tipo de producto que se comercializa, la población etc., y tipo de actuación

Relaciones de propiedad:

  • Oficinas independientes: Se trata de establecimientos pequeños donde el titular se encuentra al frente del negocio. Dada su dimensión y volumen de ventas no suelen tener capacidad para negociar los precios de compra.
  • Cadena de establecimientos: La asociación responde a una propiedad única o a la búsqueda de mejores precios de compra.
  • Franquicias: a franquicia es un contrato que suele cubrir por parte del franquiciador un mismo nombre comercial y diferentes prestaciones de bienes y servicios.
  • Establecimientos asimilados: Se trata de establecimientos que operan sin nombre propio, por lo que se identifican con el nombre comercial del grupo al que pertenecen
  • Grupos de compras: Son agrupaciones de farmacias que operan de forma conjunta para poder negociar mejores precios y condiciones de compra.

Tipo de actuación

  • Comercio tradicional: La competencia con otros establecimientos similares se basa en un mejor servicio al cliente, precios adecuados, etc.
  • Comercio especializado: Es un establecimiento comercial que supone una especialización respecto al comercio tradicional, principalmente en cuanto a gama de productos
  • Comercio 24 hs: Como su propio nombre indica, se trata de establecimientos que permanecen abiertos las 24 h del día o por franjas horarias superiores a las establecidas para el comercio tradicional.
  • Autoservicio: Se trata de establecimientos donde el consumidor selecciona los productos y los paga directamente en caja

También existe la venta sin tener un establecimiento comercial como por ejemplo:

Venta automática: Es un dispensador o máquina expendedora, donde el comprador selecciona un artículo, introduce el precio y lo recibe.

Venta ambulante: las cuales se refieren a las ventas de rastro, mercadillos, como también podría ser una venta a domicilio.

Venta a distancia: Algunos tipos de venta a distancia son: venta por correo, venta por catálogo, venta por teléfono, por televisión o por comercio electrónico.

También se podrían clasificar en

  1. a) Autoservicios: son pequeños. Abastecen a la población barrial, en un radio de dos o tres cuadras a la redonda.
  2. b) Supermercados: abarcan un rango de superficie comprendido a partir de los 350 m2 hasta los 4.000 m2, se incluyen en este grupo a los autoservicios con más de una boca de atención.
  3. c) Hipermercados: están ubicados en predios de gran magnitud -en general abarcan varias hectáreas- con gran capacidad de estacionamiento y en estrecha relación con vías de acceso rápidas, ya que la principal forma de acceso es por automóvil.

La competencia no se basa entre todos contra todos, es más bien entre minoristas tradicionales y autoservicio o entre supermercados contra hipermercados. La primera tiene una capacidad, precios y servicios similares pero, a diferencia de los supermercados/hipermercados, los productos son más caros. En cambio; los supermercados e hipermercados compiten por la calidad, variedad, espacio físico, ubicación, en servicios y en clientela. Esta competencias produce que planeen diferentes estrategias de ventas provocando un enfrentamiento competitivo, todo lo contrario a los comercios tradicionales o autoservicios, que producen estrategias similares provocando que no `puedan cambiar los servicios que prestan, los precios e impiden mejorar los índices individuales de productividad.

En un estudio realizado se puede notar que los super e hipermercados contienen una fuerte competencia de precios, de variedad y calidad por lo que se asientan, en áreas donde la población tiene mayores ingresos. También se verifica en dicho estudio que, por el contrario, los comercios tradicionales y los autoservicios, atienden a consumidores que concurren sólo para efectuar compras de bajo monto o de emergencia.

La consecuencia de esta estructura comercial aumenta la desigualdad existente: la población de menores ingresos gastan una alta proporción de los mismos en productos básicos, haciendo que pague por ellos precios más altos que la población de ingresos más elevados y recibiendo menos servicios y a la vez una oferta más restringida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *