27 febrero, 2024

La seguridad e higiene se encarga de proteger y prevenir los accidentes en el ambiente laboral  analizando y recomendando qué cambios son los que tienen que realizarse en el lugar de trabajo, para que sea seguro.

A partir de sus normas intentan modificar el ambiente de trabajo de modo tal que se puede prevenir el surgimiento de accidentes y enfermedades. Además  la aplicación de éstas supone a veces adaptar ciertas conductas o modificar algún  procedimiento de trabajo. También tienen que  analizar y cambiar los  aspectos como la ventilación, la humedad, la temperatura, los ruidos y los agentes físicos, los agentes biológicos, los contaminantes de origen químico, malas posturas, esfuerzos oculares y otros factores. Se deben preservar los límites tolerables para la salud.

Las enfermedades profesionales no son imprevisibles ni se dan por azar. La mayor parte se derivan de las condiciones del ambiente de trabajo o de las acciones de los trabajadores, por lo que es primordial implementar las medidas necesarias.

En la actualidad, la tecnología y las nuevas maquinarias, se convierten en nuevos factores de riesgo para los trabajadores, por eso es importante que los profesionales dedicados a la seguridad e higiene cuenten con una formación y capacitación permanente para implementar nuevas medidas de seguridad que se adapten a las circunstancias actuales de la    empresa.

Pasos básicos en un programa convencional:

  • Análisis de los casos  (identificar causas, determinar tendencias y realizar evaluaciones)
  • Comunicación  (relación informativa de los conocimientos obtenidos del análisis de los casos).
  • Inspección  (observación del cumplimiento, detección de condiciones de falta de seguridad).
  • Entrenamiento  (orientar hacia responsabilidades de seguridad).
  • Higiene industrial (prevención de las enfermedades profesionales a través de la aplicación de técnicas de ingeniería que actúan sobre los agentes contaminantes del ambiente de trabajo, ya sean físicos, químicos o biológicos)
  • Medición   (cuantificar las repercusiones del problema)
  • Tiempo de exposición  (duración del problema en la empresa)
  • Criterios de valoración   (criterios técnicos y datos de laboratorio)
  • Valoración   (control ambiental)

¿Y porque las empresas deben tener asesoramiento de seguridad e higiene?

Porque lo exige la ley. Esta es la N° 19587, vigente desde el año 1972, reglamentada en el año 79’ por el decreto N° 351 y en el año 96’ por el decreto N°1338, y regula las prevenciones que las empresas deben tomar para evitar que sus trabajadores sufran accidentes. La misma dice “las empresas deben contar con el asesoramiento de un profesional en higiene y seguridad en el trabajo”. Desgraciadamente Muchos empresarios creen, erróneamente, que estos requerimientos están cubiertos por su ART. cuando en realidad la ART es quien debe exigir el cumplimiento de estas leyes, en cambio la función del profesional de higiene y seguridad es orientarlos y ayudarlos a cumplirlas. Si bien la ART debe hacerse cargo de los costos generados es probable que si la empresa no cumple con la ley,  la ART puede demandar por incumplimiento a las medidas de Higiene y Seguridad. Lamentable mente hoy en día ocurren .y esto hace que los organismos oficiales, como  la Superintendencia de Riesgos de Trabajo, el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y los distintos municipios, intensifiquen los controles y las inspecciones relacionadas a estos temas.

También  ayuda a cuidar la economía de la empresa. Como los bienes puestos en función productiva (un mal funcionamiento de una maquinaria por no tener una revisación constante) y a los costos que traen las enfermedades profesionales o los accidentes laborales. Además la remuneración que le corresponde a un trabajador accidentado.

¿Cuáles son sus beneficios? y ¿cuánto tarda en hacer efecto?

Se calcula que entre 3 o 6 meses se tienen que ver los efectos.

Lo principal es reducir los  accidentes en el lugar de trabajo. A raíz de las medidas  que se implementan mes a mes según las observaciones del profesional, se reducen tanto los accidentes como las enfermedades profesionales.

Ante un eventual juicio laboral, donde no solo actúa como perito de parte sino que lleva a cabo  un ordenamiento legal que sirve al empleador para demostrar que su empleado trabajaba en óptimas condiciones laborales.

Ante un siniestro como puede ser un incendio, una amenaza de bomba, o cualquier evento que plantee la utilización de lo aprendido en las capacitaciones o la evacuación del edificio. Al haber realizado simulacros semestrales, también obligatorios por ley, los trabajadores saben cómo auto evacuarse y evitar así un desenlace desafortunado.

¿Hay conciencia de su importancia en el trabajo?

En muchos sectores hay, bastante desconocimiento en el tema. Los trabajadores deberían informarse que es su derecho estar capacitados y exigir que se les entreguen los elementos de protección adecuados, como por ejemplo guantes si están realizando trabajos de corte. Lamentablemente, los empleados con menor formación académica suelen ser los que están expuestos a mayor riesgo. Como los de una oficina el riesgo a sufrir un accidente es menor al que tiene un trabajador operando maquinaria en una planta metalúrgica.

Desde los organismos oficiales no se está dando al tema la importancia que merece. Se espera  que en un futuro, tanto trabajadores como empleadores, tomen consciencia de lo importante de actuar antes de que ese “extintor vencido” o esa “puerta que no abre bien”, se cobren una vida.