4 marzo, 2024

Las sustancias químicas contaminantes pueden manifestarse en cualquiera de las etapas de la cadena alimenticia, por lo cual es muy complejo poder enumerar la diversidad de sustancias a las que la industria alimentaria debería prestar detalladamente atencion. A lo anterior hay que sumarle la influencia de distintos factores que pueden hacer que estos contaminantes aumenten su presencia, como son determinadas practicas agrícolas o diversos factores medioambientales.

Algunas de las sustancias químicas que pueden suponer un peligro en presencia de alimentos son las siguientes:

  • Pesticidas
  • Medicamentos veterinarios
  • Micotoxinas
  • Sustancias químicas industriales, como acrilamida o benceno
  • Metales pesados como cadmio, plomo, mercurio.
  • Contaminantes orgánicos tales como dioxinas e hidrocarburos aromáticos policíclicos.

Los riesgos emergentes desde el punto de vista químico pueden ser el resultado de la exposición a sustancias químicas conocidas (pesticidas, benceno o metales pesados) o bien aquellas cuyo riesgo a disminuido en el pasado, pero que puede volver a incrementarse en el futuro debido a distintos factores como nuevas practicas agrícolas o el desarrollo de nuevos productos por parte de la industria alimenticia.

Diversas sustancias químicas han sido protagonistas debido a su implicación en distintos accidentes relacionados con la seguridad alimenticia. A continuación se explicaran brevemente algunas de las sustancias químicas relacionadas:

  • Benceno: Se utiliza en la fabricación de plásticos, resinas, fibras sinteticas o tintas. Se a detectado su presencia en refrescos y preocupan los recientes estudios que indican que su toxicidad es superior a la considerada actualmente.
  • Acrilamida: Se emplea también en la fabricación de plásticos y en el tratamiento de aguas, puede manifestarse en los alimentos debido a su exposición a altas temperaturas ( como ocurre en los tratamientos de fritura, cocción). La acrilamida en dosis altas puede ser cancerígena.
  • Melamina: Se utiliza para fabricar pegamentos, plásticos, adhesivos o filtros comerciales, su presencia en alimentos es indeseable, la primera vez que se detecto un problema relacionado fue en 2007, cuando se descubrió en alimentos para animales procedente de china, en 2008 se detecto la sustancia en leche infantil elaborada en el mismo país, esta sustancia química puede provocar cálculos de riñón.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *