18 mayo, 2024

 

Los delitos que ocurren en la Dirección General de Aduanas, son delitos graves por ende deben ser informados y denunciados.

Claro podríamos tomar como ejemplo, uno de los delitos mas conocidos como lo es el contrabando de la cocaína y demás negocios ilícitos que se van incrementando .

Según diferentes investigaciones periodísticas las irregularidades mas comunes tienen que ver con el CAJONEO de expedientes que son vulnerados por cierta parte de la Aduana, las cuales dejan vencer las fechas de los tramites que dan inicio los interesados para realizar una importación o exportación, a efectos de engañarlos y hacerles perder la “obligación” de pagar grandes multas, que luego son arregladas las mismas con grandes coimas, en casos de que el interesado quizás casi siempre abone menos de lo que la multa le imponía.

Esto sucede a raíz de que sus directivos, encargados, verificadores, funcionarios aduaneros, permitan que sucedan. Algunos para conveniencia propia y otros callan por miedo ya que esta en juego su propio trabajo honesto y también podría ser porque corran riesgo con su propia vida por la importancia que indica esto para los que cometen el fraude, evaluando asi lo grande y la dimensión de la importancia del grave delito.

Otras de las maniobras o delito también podrían o tendrían que ver con el cambio de los datos en los análisis de muestras que extraen los verificadores para chequear la calidad de la mercadería. Los de laboratorio en complot con otros, cambian el resultado de los datos. Cuando comunican al interesado que el resultado dio mal y tienen que hacer la denuncia correspondiente, acceden a pagar un precio obviamente inferior que le correspondiere por su supuesta denuncia. Obviamente que al estar necesitados de la mercadería, los interesados nunca atinarían a pedir un análisis alternativo con la intervención de algún ente competente. El tiempo que esto demoraría y los costos de servicios a pagar por el almacenamiento también ayuda al delito.

 

Queda claro que para que estos ilícitos no sucedan, las personas que sean seleccionadas y designadas por el poder ejecutivo para desempeñar sus cargos, deben ser personas idóneas, con un curiculum honesto, siendo así también personas competentes a la hora de desenvolverse con su cargo en su ambiente laboral designando a sus empleados las tareas correctas para desarrollar.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *