12 junio, 2024

Hoy es posible hacer  todo con una notebook apoyada en nuestras piernas o un escritorio, no importa el lugar en donde nos encontremos.
Con el tiempo, es normal la aparición de pequeñas lesiones, como la Lesión por Esfuerzo Repetitivo (LER), que ataca a muchos usuarios que teclean durante largos periodos. El LER alcanza principalmente a los miembros superiores. Es una enfermedad que ataca músculos, nervios y tendones provocando irritaciones e inflamaciones. El esfuerzo excesivo, la mala postura, el estrés y las malas condiciones de trabajo ayudan al surgimiento de la lesión.
En casos extremos, LER puede causar serios daños a los tendones, acarreando incluso la pérdida de movimientos.
Permanecer por horas en una postura estática usando una notebook, puede hacer que adoptemos posturas forzadas, sobre todo en el tronco, cuello y nuestras extremidades superiores.

Con frecuencia, es preciso estirar el cuello para observar algún detalle en el monitor.

El diseño integrado de la pantalla y el teclado, en las computadoras portátiles, no nos permite ajustar adecuadamente a todas las posiciones ergonómicas o deseadas y la distancia entre el teclado y la pantalla. Este problema es el que obliga al usuario a adoptar  una postura forzada de cuello y de cabeza.

Un buen elemento que existe para ayudar a evitar lesiones por el uso, es la base porta notebook, que nos da la posibilidad de regular la pantalla entre 27 y 35 grados, que es el rango normal para trabajar y no tener lesiones.

En caso de no contar con el elemento nombrado recientemente, tendremos que realizar ejercicios ergonómicos para relajar las zonas afectadas.

 

GIROS LATERALES

Sentarse con la espalda recta apoyada en el respaldo de la silla. Colocar las manos sobre los muslos.

Girar el cuello hacia la derecha, lo máximo que se pueda. Tratar de que el mentón quede a la altura del hombro.

Regresar a la posición inicial y girar a la izquierda. Mantenerse unos segundos en cada posición.

 

FLEXION LATERAL

En la misma postura de inicio que el ejercicio anterior, el objetivo ahora es llevar la oreja derecha lo más cerca posible al hombro derecho.

La idea es no levantar el brazo u hombro. Hacer un poco de presión durante 5 segundos y dejar la cabeza alineada antes de pasar a flexionar la izquierda.

 

FLEXION ADELANTE Y ATRÁS

Este ejercicio se hace sentado en una silla (que no esté contra la pared, así los movimientos serán más cómodos).

Llevar  la cabeza hacia atrás, como si se quisiera mirar el techo.

Abrir un poco la boca para que no haya tensión en la mandíbula. Recordar dejar la espalda recta.

Regresar a la posición inicial y luego flexionar hacia adelante para tocar el mentón con el pecho (o lo más cerca posible).

ELEVACION DE HOMBROS

Cuando se tiene dolor en la cervical, los hombros también se ven afectados.

Empezar en la misma posición anterior, sentarse con las manos en los muslos o rodillas, elevar ambos hombros hacia arriba para que toquen las orejas.

Regresar a la postura inicial y luego bajar los hombros todo lo que se pueda.

 

ESTIRAMIENTO MARIPOSA

Para hacer este ejercicio se precisa acostarse en el suelo.

Llevar las manos atrás de la nuca y entrelazar los dedos. Los codos quedarán a los laterales del rostro.

Llevar los brazos hacia los costados para que los codos lleguen a tocar el suelo.

 

Que el mouse se encuentre integrado a la computadora y el diseño del teclado (teclas más chicas y más juntas entre sí), suma un problema más a la utilización de esta herramienta de trabajo. Esto nos obligara a realizar más movimientos y mas incómodos, por ende nos trae trastornos en la muñeca, por el mouse, y en las manos por las teclas.

En caso de usar un mouse externo, también debe estar atento a su uso, ya que es muy común que la mala utilización del mismo, nos traiga trastornos como el síndrome de túnel carpiano , la forma más fácil de evitar esto, es utilizar un pad ergonómico, ya que nos corrige los movimientos repetitivos que hacemos con la muñeca. Además es muy útil realizar pausas cortas y frecuentes, no solo para estirar las extremidades, sino también para evitar la desconcentración ante largas jornadas de trabajo.

Por último, cuando se transporte la notebook, se tendrá que usar una mochila que reduzca la presión en los brazos y distribuya la carga lo más equilibradamente posible sobre el cuerpo.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *