26 febrero, 2024

El bromo es un líquido café-rojizo que despide vapores del mismo color. Es el único de los no metales que es líquido bajo condiciones estándar. Se usó en fotografía y en medicina, para tratamiento de epilepsia. Es un oxidante poderoso, corrosivo de metales y tejidos, por lo que es muy tóxico. Es mas denso que el agua y poco soluble en ella.  Es utilizado como desinfectante de agua y aguas residuales; en la elaboración de algunos colorantes, productos fotográficos, perfumes, desinfectantes, fármacos, productos retardantes de flama, selladores epóxicos utilizados en dispositivos semiconductores, compuestos antidetonantes para gasolinas y en general, como reactivo químico en síntesis orgánicas e inorgánicas. Aunque poco, también se usa en albercas y como blanqueador.

El bromo genera fuego espontaneamente al entrar en contacto con productos como: potasio, fósforo y estaño, principalmente. Se ha informado de reacciones muy violentas con acetileno, acrilonitrilo, amoniaco, dimetilformamida, etil-fosfina, hidrógeno, isobutirofenona, carbonil níquel, triyoduro de nitrógeno, ozono, difluoruro de oxígeno, potasio, azida de plata, sodio y carburo de sodio. Al calentarlo, emite vapores muy tóxicos, los cuales pueden reaccionar con el agua del medio ambiente. Ataca también a algunos tipos de plásticos, hules y recubrimientos.

 

Para su manipulación es necesario manejarlo en una campana extractora de vapores y utilizar bata, lentes de seguridad y guantes. Al utilizar pipetas para trasvasarlo ayudarse con una propipeta, NUNCA ASPIRAR CON LA BOCA. En casos de emergencia, usar ropa que proteja todo el cuerpo y equipo de respiración autónoma.

RIESGOS:

A pesar de ser no inflamable, puede prender material orgánico espontáneamente. Es muy peligroso por inhalación, ingestión o absorción por la piel. En forma de vapor causa envenenamiento de agudo a crónico pues tiene propiedades acumulativas. Una exposición aguda produce, en general: presión sanguínea baja, taquicardia, cianosis y colapso respiratorio. Neurológicamente, produce dolor de cabeza, delirio, estupor y colapso. Inhalación: Exposiciones a concentraciones entre 11 y 23 mg/m3 producen tos severa. A 30-60 mg/m3 es extremadamente peligroso y a 200 mg/m3 es fatal a corto tiempo, ya que provoca espasmo, inflamación y edema de la laringe y bronquios.

Al contacto con los ojos produce lagrimeo y fotofobia, inicialmente, pero puede generar quemaduras que produzcan ceguera, tanto como líquido, como en forma de vapor. Al contacto con la piel el bromo produce una sensación de frío al primer contacto con la piel y posteriormente calor. Si no es eliminado inmediatamente de la zona dañada, la piel se torna roja y después café, indicando quemaduras severas las cuales sanan muy lentamente. Estas mismas quemaduras se presentan al contacto con el vapor. Al ingerir se produce envenenamiento por corrosión del tracto gastrointestinal, presentándose dolor quemante de boca y esófago, vómito (puede ser azul), diarrea y dolor abdominal, además de disturbios nerviosos, circulatorios y renales (nefritis y orina escasa o ausente). La muerte se produce por colapso respiratorio y asfixia al hincharse el tracto respiratorio. Los síntomas iniciales son vómito y diarrea.

ACCIONES DE EMERGENCIA:

Primeros auxilios: Los efectos de la intoxicación pueden aparecer algunas horas después, por lo que debe tenerse mucho cuidado con las víctimas. Debido a la peligrosidad de este producto, el personal de emergencia debe portar equipo adecuado para evitar su propia contaminación. Dependiendo de la contaminación puede ser necesaria ropa de protección para todo el cuerpo y equipo de respiración, la cual debe almacenarse en recipientes adecuados una vez que no se utilicen.

General: Mover a la víctima a una zona bien ventilada. Si no hay pulso ni respiración, aplicar rehabilitación cardiopulmonar. Si no respira, proporcionar respiración artificial y si es dificultosa, proporcionar oxígeno.

Inhalación: Transporte a la víctima a un área bien ventilada. Si no respira, dar respiración artificial. Si respira con dificultad, proporcionar oxígeno.

Ojos: Lavarlos con agua tibia inmediatamente asegurándose de abrir los párpados

Piel: Eliminar la ropa contaminada y lavar la piel con agua corriente. Si las zonas afectadas son muy pequeñas, puede utilizarse una disolución al 10 % de tiosulfato de sodio para neutralizarlo, por lo que se recomienda se tenga esta disolución ya preparada antes de trabajar con bromo.

Ingestión: Lavar la boca con agua. No provocar el vómito o tratar de neutralizarlo. El carbón activado no tiene efecto. Si la víctima está consiente darle agua o leche: niños de 1 año, 125 ml (1/2 taza); niños de mas de 1 y hasta 12 años, 200 ml (3/4 de taza) y adultos, 250 ml (1 taza). EN TODOS LOS CASOS DE EXPOSICION, EL PACIENTE DEBE SER TRANSPORTADO AL HOSPITAL TAN PRONTO COMO SEA POSIBLE.

Control de fuego: Utilizar ropa de seguridad que cubra totalmente el cuerpo y equipo de respiración autónoma, en caso de incendios grandes en donde está involucrado el bromo. Si es posible, mover los recipentes lejos del área del incendio y los que ya estén expuestos al fuego, enfriarlos con agua, pues a pesar de ser no inflamable, pueden explotar. Para incendios pequeños pueden utilizarse extinguidores de polvo químico seco, dióxido de carbono, espuma y agua, naturalmente el uso de éstos depende del resto del material que se queme.

Fugas y derrames: Es necesario utilizar el equipo de seguridad mínimo como bata lentes de seguridad y guantes, dependiendo de la magnitud del derrame, será necesario el uso de equipo de respiración autónoma y traje que cubra todo el cuerpo. Mantener el material derramado alejado de fuentes de agua y drenajes, para lo cual deben construirse diques, si es necesario. Usar agua en forma de rocío para bajar los vapores y almacenarla para su posterior tratamiento. Para absorber el derrame, utilizar una mezcla de carbonato e hidróxido de sodio o arena y tratar, tanto el polvo utilizado para el derrame como el agua contaminada, como se indica en DESECHOS.

ALMACENAMIENTO: Mantenerlo bien tapado, en lugares secos y frescos y alejado de cualquier material combustible u otra sustancia mencionada anteriormente. Es conveniente recordar que la corrosividad del bromo aumenta, al aumentar la cantidad de agua, siendo el vidrio el mejor material para almacenarlo, pues resiste tanto al bromo seco, como húmedo.