4 marzo, 2024

El sábado 1 de abril Micaela (21) salió de King, un boliche de Gualeguay, se subió un Renault 18 Break y fue la última vez que se supo de ella. Hasta hoy.

Incesantes fueron los gritos de cientos de personas pidiendo su aparición con vida. Durante toda la semana las campañas en redes sociales, marchas, comunicados de prensa, no dejaron de hacer presente su nombre y el reclamo de justicia. Un reclamo esperanzado.

Justicia

A mitad de semana se conoció que ese auto gris pertenecía a Sebastián Wagner. Un hombre acusado y condenado por la violación de otras dos mujeres (y una tercera que «no pudieron confirmar»). Un hombre que fue liberado por el juez Carlos Rossi y que desde el día viernes, estaba prófugo.

Tan solo unas horas después de haber encontrado la ropa de Mica tirada en un descampado, y tras la declaración de su propia madre, Sebastián fue detenido. En esa detención, la verdad.

El hombre confesó el crimen y dio detalles para encontrar el cuerpo de Mica. Estaba desnudo al pie de un árbol, en una estancia llamada Seis Robles, de 750 hectáreas, en un sector cercano a un puesto de Bromatología.

A Micaela García no la «encontraron muerta»

A Micaela la mataron.

La mato Sebastián Wagner, la mató la justicia, la mato el juez Rossi.

Gritar Ni Una Menos, hoy, la incluye.

0 comentarios en «A Micaela García la mataron»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *