18 mayo, 2024

Introducción

El tango es el fenómeno cultural más representativo de la zona del Río de la Plata, es un género musical y una danza. Tiene un carácter mayormente urbano, ya que se desarrolló principalmente en las ciudades de Buenos Aires y Montevideo.

También se encuentra fuertemente ligado a algunos elementos que van más allá de lo artístico, como el lunfardo, los cabarets, prostíbulos y bulines, y personajes como los “guapos” y los “compadritos”.

Esta danza, música y poesía, actualmente goza del reconocimiento mundial, pero no siempre fue así, ya que tuvo que atravesar por un largo periodo y cambiar de diferentes formas para lograr ser aceptado de manera global.

La siguiente es una investigación que trata acerca de la historia de esta manifestación artística, de sus inicios, de sus personajes emblemáticos, de su época de oro, su decadencia y transformación.

 

El origen del Tango

 

Este baile que se originó en el puerto de Buenos Aires y rápidamente se extendió a los barrios del sur, como San Telmo, Monserrat y Pompeya, tuvo su crecimiento paralelo con el de la sociedad argentina, formada por inmigrantes europeos, que aportaron muchos de sus elementos.
Entre los criollos, gauchos rioplatenses, marineros, indios, negros, y mulatos, se bailaba suelto músicas como valses, habaneras y polkas teniendo como base el fandango y el candombe de los negros.
El sonido del bandoneón se incorporó como algo imprescindible a pianos, guitarras criollas, contrabajos y violines, de esta manera en los barrios surgió el «tango arrabalero,» aquel que bailaban en el arrabal, hombres y mujeres con los cuerpos fuertemente abrazados que escandalizó a la sociedad de la época.

Luego de la caída de Juan Manuel de Rosas en 1852, en Buenos Aires, las comunidades afro-rioplatenses  no pudieron continuar marchando con sus candombes por la calle y se vieron obligadas a realizarlo en sitios cerrados. Es en esas condiciones que el baile se transforma, fusionando los cortes y quebradas característicos del candombe, con la pareja enlazada del vals y la mazurca. El vals se había puesto de moda en Europa con la novedad de la pareja bailando abrazada, en las primeras décadas del siglo XIX, desatando fuertes cuestionamientos en los sectores conservadores por su supuesta indecencia e inmoralidad.

 

 

La opinión social

 

El tango causaba el rechazo de la alta sociedad por ser originario de los lugares más pobres del Río de la Plata, por tener letras atrevidas y por ser un baile considerado obsceno y amoral.

Por otra parte, en Europa, existió lo que se llamaba «la bella época», en el que la gente de clase alta se distinguió por el estándar de vida y el desenfreno.

En esa época, París era visto en todo el mundo como sinónimo de buen gusto y refinamiento social y,  la clase alta Argentina  se vio obligada a visitar París para alcanzar el refinamiento, la belleza y la cultura. Para la sorpresa de la alta sociedad Argentina, los franceses  aceptaban el tango sin problemas en sus mejores salones familiares y lugares sociales más respetables.

En París hacia 1902 había alrededor de cien academias de baile que enseñaban tango mientras que en Buenos Aires paulatinamente las milongas fueron saliendo de los barrios más pobres e instalándose en los barrios urbanizados desde las afueras hacia el centro, alrededor de 1912 el tango se había hecho muy popular en París, y entonces llegaron a la ciudad muchos argentinos dispuestos a ser maestros de baile.

Al principio en Buenos Aires, se argumentó que en París aceptaban el tango porque desconocían el ambiente social del que provenía, pero sin embargo  el tango llamó tanto la atención que, la alta sociedad, en su regreso a Argentina se vio dispuesta a valorar de una manera más positiva el tango.

 

Personajes emblemáticos

 

En 1913 surgió la figura más emblemática del tango: Carlos Gardel, quien comenzó su carrera cantando en bares de Buenos Aires, formó un dúo junto a José Razzano, el que duró hasta el año 1925 y con el que grabó su primer éxito «Mi noche triste»,  fue un éxito inmediato en los países latinoamericanos. En el año 1928 durante una gira por Francia, llego a vender 70.000 copias de sus discos. Gran parte de su música fue compuesta por él y se lo reconoce como el creador del tango-canción. Cantó en lugares importantes de todo el mundo y filmó algunas películas. Murió en 1935, en un accidente de avión en la ciudad colombiana de Medellín.

En ese periodo de tiempo surgieron grandes figuras del tango como Enrique Cadicamo, Enrique Santos Dicépolo, Tita Merello, Azucena Maizani, Libertad Lamarque y Hugo del Carril, Agustín Magaldi e Ignacio Corsini.

 

La época de oro

La época de oro del tango fue entre 1940 y 1950, ya que hubo mayor cantidad de intérpretes y de músicos de gran calidad, ninguna ciudad del mundo tubo tanta cantidad de orquestas en activo como la ciudad de Buenos Aires en esa década, actuaban alrededor de 200 orquestas, se había acabado la época de las improvisaciones y de los músicos de oído, había muchísima competencia y por lo tanto a las orquestas solo ingresaban los músicos más calificados.

Hubo gran cantidad y calidad de las composiciones, en esa época se compusieron más tangos que en cualquiera de los años anteriores, grandes poetas se juntaron con músicos inspirados y lograron composiciones muy prodigiosas, se les dio un gran soporte de parte de los medios de comunicación para difundirlos constantemente.

Los verdaderos pilares para los conjuntos de tango fueron los cabarets, que estaban ubicados en su mayoría en el centro de Buenos Aires, estos contaban con una clientela fija e hicieron que muchas figuras puedan trascender.

El nivel de grabaciones lanzadas al mercado por las distintas disqueras superaba como promedio los tres discos diarios. Hubo un importante incremento en las ventas de discos, cuando un artista grababa un éxito inmediatamente el otro salía con el mismo tema a la venta. La discográfica se convirtió en una importante industria nacional.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *