12 junio, 2024

  Para comenzar, el contrabando es el proceso por el cual, se compra y vende mercadería ilegal o clandestina, que han sido prohibidas por las leyes del estado o que han traspasado al territorio del país, sin haber pagado los tributos necesarios. Generalmente, los actos dolosos son reprimidos con prisión de 2 a 8 años, pero de tratarse de una situación grave, se puede condenar al actor principal por mas años. En caso de haber encubrimiento, la pena tiene un alcance de 6 meses a 3 años, a menos que el delito sea de gravedad mayor y la extensión de la pena puede subir. En el caso del contrabando de drogas, el nivel de penalización se debería determinar en función de la gravedad del daño que cierto acto o conducta provoca a otras personas o a la sociedad. En segundo lugar, los tribunales y los magistrados deben aplicar el principio de proporcionalidad al decidir el castigo apropiado para un caso concreto. Finalmente, la proporcionalidad también desempeña un papel en el cumplimiento de dicho castigo. Un objetivo legítimo del castigo debería corresponderse con el propósito básico de las convenciones de control de drogas de la ONU: mejorar la salud y el bienestar de la humanidad. Por lo tanto, una pena proporcionada para un delito de drogas se debería determinar según el daño potencial que puede provocar una sustancia fiscalizada a la salud y el bienestar de una comunidad. En el derecho internacional, el principio de la proporcionalidad se entiende como un medio esencial para salvaguardar derechos humanos fundamentales. Las leyes argentinas en materia de tráfico de estupefacientes no distinguen entre el tráfico de pequeñas cantidades de drogas (‘micro-tráfico’) y el tráfico a gran escala o la participación en la delincuencia organizada. Todos los delitos de tráfico están castigados con una pena de privación de la libertad de 4 a 15 años, que puede extenderse hasta los 20 años en casos de ‘tráfico agravado’. Un régimen de imposición de penas que no diferencia entre el micro-tráfico y otros tipos más graves de delitos de tráfico puede permitir a los jueces castigar de forma desproporcionada las conductas constitutivas de delito. La mayoría de los delitos que llega a los tribunales son de ‘posesión para venta’, por los que se impone, como promedio, una pena de 4 años y 7 meses de cárcel. Resulta preocupante que grupos vulnerables como los constituidos por minorías, mujeres y personas de contextos socio-económicos pobres estén desproporcionadamente encarcelados por delitos de drogas.

   En el artículo periodístico “Justicia argentina procesa a un abogado por red de envío de cocaína a España” se menciona el tráfico indebido de drogas en el cual el actor principal es Carlos Salvatore, persona que ya tenía una condena de 21 años por un caso similar. Los fiscales del caso, le inculparon de: ‘ haber estructurado, dirigido y financiado una asociación de carácter estable, con soporte estructural, división de roles» y «regulación interna» para «sostener el desarrollo de la actividad ilícita» ’. La forma en que realizaban los actos ilícitos era por vía marítima, dentro de los contenedores que transportaban los barcos, se hallaban las sustancias estupefacientes en bolsas de carbón vegetal. Esta organización no podía ser controlada por una sola persona, por eso, Salvatore tenía una mano derecha o coautor, Félix Manuel Béjar, quien también fue atribuido de varios cargos. El magistrado del caso decretó, embargos de 100 millones de pesos (unos 6,5 millones de dólares) para el abogado y de 10 para el segundo imputado (unos 650.000 dólares).  Roberto Miguel Casares y el exportador japonés Akira Taira, autores terciarios del delito, ya habían sido procesados por la justicia con 8 y 6 años de prisión, respectivamente.

En conclusión, el contrabando de drogas es un problema que ocurre tanto en Argentina como en el exterior. Esto se debe a las grandes ganancias que deja la operación, pero como se mencionó en el artículo, las penas que se le atribuyen a las personas que formaron parte del plan son mas severas. Al ser drogas ilegales y en grandes cantidades, el coautor y los autores terciarios fueron castigados con una extensión de la sentencia. En mi opinión, en casos tan graves como transporte de drogas y personas, deberían ser penados con mas años de prisión, ya que si las penas son cortas, los delincuentes podrían volver a realizar un acto similar, una y otra vez.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *