Químicos peligrosos en artículos de limpieza

    0
    8469

    Todos los días de nuestra vida usamos estos productos. Generalmente están compuestos por tensioactivos, hidróxidos o ácidos, sales inorgánicas (silicatos, carbonatos, bicarbonatos, fosfatos, boratos), agentes antibacterianos, agentes modificadores del aspecto (perfumes, colorantes, sostenedores de espuma, espesantes), agentes de actividad biológica (enzimas).

    ¿Qué productos químicos potencialmente peligrosos tenemos habitualmente en nuestras casas?

    En el mercado local, los productos químicos más relevantes son:

    • Productos para limpieza en el hogar
    • Aceites, lubricantes y grasas
    • Ácidos (ácido clorhídrico, sulfúrico)
    • Desinfectantes
    • Detergentes
    • Disolventes
    • Abonos/fertilizantes
    • Insecticidas/plaguicidas
    • Lacas, barnices, pinturas
    • Repelentes

    ¿Qué son las hojas de seguridad o HDS?

    1. Las hojas de seguridad de una sustancia, son documentos que nos sirven como fuente de información extremadamente útil para prevenir riesgos en el hogar o laborales, accidentes y posibles enfermedades.
    2. El contenido de estas hojas  hace referencia a las propiedades de peligrosidad, a las consideraciones de seguridad que deben ser tenidas en cuenta para trabajar con una sustancia química en concreto, los procedimientos de primeros auxilios y que hacer en caso de fuga o derrame.

     

    Rombos de Seguridad

    Las HDS poseen información especializada y extensa. Los productos utilizados comúnmente en el hogar, no presentan hojas de seguridad (ni siquiera en su página web oficial), sino, indicaciones sobre su uso y en algunos casos rombos de seguridad.

    Los rombos de seguridad son utilizados de manera universal, estos son una forma más rápida de conocer la forma segura de manejar una sustancia. Son útiles cuando no se cuenta con la hoja de seguridad del producto químico.

    El rombo de seguridad tiene 4 secciones de colores que nos proporcionan información diferente:

    Rombo Azul. Representa el riesgo a la salud.

    Rombo Rojo. Representa el riesgo de inflamabilidad.

    Rombo Amarillo. Representa la reactividad.

    Rombo Blanco. Representa cuidados especiales.

    Muchas veces ignoramos los peligros a los que estamos expuestos en nuestro propio hogar.

    Al guardar o utilizar los productos químicos que se encuentran comúnmente en el hogar, hay que tener en cuenta las siguientes precauciones y recomendaciones de acuerdo a su rombo de seguridad, para almacenarlos y eliminarlos en forma segura, evitando accidentes o intoxicaciones.

    A continuación productos químicos hogareños con los respectivos rombos de seguridad:

    CLORO:

    El cloro es una sustancia química muy reactiva.

    Recomendaciones:

    • No mezclar, ni guardar el cloro cerca de solventes, amoniaco, metales y otros limpiadores, ya que el cloro reacciona violentamente con estas sustancias y puede causar gases tóxicos y compuestos explosivos.
    • Tampoco mezclar con agua, ya que crea una neblina ácida, que puede dañar la piel y mucosa respiratoria.
    • Utilizar guantes ya que por lo general esta sustancia irrita nuestros ojos y la piel puede llegar a corroerse.

    PINTURAS:

    Las pinturas desprenden gases tóxicos durante su aplicación y secado, incorporan disolventes, fungicidas y pigmentos con metales pesados que pueden afectar nuestra salud. Como residuo tienen un gran poder contaminante de las aguas, y sus componentes no son degradables ni reciclables.

    Recomendaciones:

    • Al utilizarlas tratar de que estén hechas a base de agua.
    •  Usar un cubrebocas y evitar el contacto de la pintura con la piel.
    •  No guardar cerca de productos explosivos.

    DESODORANTE:

    La piel es la primera línea de defensa de nuestro organismo, y sin embargo, más del 90% de los productos de higiene personal contienen algún ingrediente nocivo para la salud. Estos productos químicos también son nocivos para el medio.

    Recomendaciones:

    • Procurar utilizar productos naturales sin aluminio.
    • evitar envases de aerosol que pueden ser inflamables y explotar.

    LIMPIADOR DE VIDRIOS:

    Los limpiadores comerciales son comúnmente una mezcla de alcohol (etílico o isopropílico) con agua en la que se ha disuelto algo de amoníaco (para impedir los sedimentos salinos). El amoniaco es un gas sumamente irritante y tóxico.

    Recomendaciones:

    •  Evitar respirar las partículas del limpiador si se usa un aerosol.
    • Evitar uso continuo en locales cerrados donde el olor a amoniaco se concentre.
    • Nunca mezclar los limpiadores de vidrio con ningún otro producto de limpieza o químicos en general (pueden producirse tóxicos extremos).

    DESENGRASANTE:

    Solución ácida especial para el desengrasado y limpieza en general de superficies metálicas. Es un  producto irritante.

    Recomendaciones:

    • Usar guantes.
    • Mantener el ambiente bien ventilado durante la preparación, aplicación y secado.
    • En caso de derrame sobre la piel, sacar inmediatamente la ropa y lavar el área afectada con abundante agua y jabón.
    • En caso de contacto con los ojos, lavar éstos con abundante agua durante 15 minutos. Consultar un médico inmediatamente.
    • Tóxico, no ingerir. Si es el caso consultar un médico inmediatamente.
    • Mantener fuera del alcance de los niños en todos los casos.

    LIMPIADORES DE PISO:

    Este material es utilizado conjuntamente con el pulverizador, para aplicarse en cualquier ambiente, dando así un agradable olor a limpieza. Su frecuencia es de uso diario.

    Recomendaciones:
    • Mantener fuera del alcance de los niños.
    • Utilizar guantes de goma si tiene la piel sensible.
    • No mezclar con cloro.
    • En caso de contacto con ojos y/o piel irritada enjuagar con abundante agua.

    LIMPIADORES ANTIBACTERIALES:

    Los limpiadores anti-bacterias destruyen  las  bacterias  beneficiosas  que  descomponen  la  materia  orgánica  y  sobrecargan  las depuradoras de aguas residuales con productos químicos contaminantes.

    Recomendaciones:

    • Evitar el contacto con la piel.
    • Utilizar guantes y cubrebocas.
    • Mantener alejados estos productos de los niños y mascotas.