27 febrero, 2024

Warning: sprintf(): Too few arguments in /var/www/html/wp-content/themes/chromenews/lib/breadcrumb-trail/inc/breadcrumbs.php on line 253

Una de las medidas de política económica más discutida y que duró aproximadamente 4 años fue la del aumento en las restricciones a las importaciones que se intensificaron a partir del año 2009.

Las importaciones fueron testigo de la política económica de la administración del gobierno kirchnerista, las DJAI, los controles en Aduana y el Banco Central como última instancia de autorización, que hicieron que el aprovisionamiento de bienes de capital y materias primas fuera un calvario.

En diciembre del año 2015 asume el actual presidente Mauricio Macri, y una de las primeras señales de cambio fue, justamente, la de intentar volver a dar previsibilidad al comercio exterior y a la economía en general, para obtener más inversiones y generar divisas.

Con el levantamiento del cepo, Argentina volvía a la normalidad en materia de política cambiaria, y de esta manera se podía exportar e importar libremente al tipo de cambio único. Las principales medidas fueron:

Fin del cepo cambiario:

1- Se podrán comprar dólares libremente en cualquier agencia de cambio, banco u otra entidad.

2- Aquellos que paguen paquetes turísticos con pesos en efectivo, y no con tarjeta, tendrán un recargo de 5 por ciento.

3- El límite para la compra para atesoramiento será US$ 2 millones para las personas físicas y jurídicas.

4- Habrá un único precio para el dólar. Desaparecen el dólar turista y tarjeta.

5- Los gastos de turismo se tomará el precio del dólar del día del Banco Nación y se hará el cambio correspondiente a pesos. Las cuotas de los paquetes turísticos atadas al precio del dólar cotizarán al precio del dólar del día.

6- Eliminación de las DJAI: se reemplazó por un Sistema Integral de Monitoreo Importaciones Automático y no Automático (SIMI) estableciendo un régimen de autorización más transparente que el anterior. Varios sectores salieron a pedir que LNA los protegieran.

Esto trajo consigo la vuelta del régimen ¨puerta a puerta¨ para compras por internet en el exterior ampliando la cantidad de productos que se podrán comprar pero con algunas excepciones:

  • Cada argentino podrá hacer hasta 5 compras anuales.
  • Los productos no podrán superar los 1.000 dólares
  • Los envíos no deberán pesar más de 50 kilos.
  • No se podrán comprar más de 3 unidades del mismo producto.
  • No podrán hacerse compras con fines comerciales.
  • Los productos se podrán recibir por Correo Oficial o por Servicios Courier.

El régimen para la compra en el exterior de productos bajo el sistema de Servicios Courier implicará el pago de aranceles de importación y del IVA, con un costo de hasta un 50 % más que el valor del producto, ya que el arancel máximo de importación es del 33 por ciento y el IVA es 21.

Libros, documentos y otros bienes impresos estarán liberados en el «puerta a puerta» y no deberán pagar ninguna declaración, cuando ingresen a través del Correo Oficial.

La apertura de este sistema orientado básicamente al consumo minorista genero muchas críticas por parte del titular de La Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) ya que según el esto significa «regalar el mercado argentino» porque resulta «imposible» competir con China y sostuvo la salida de más de 20 millones de dólares del país.

Sin embargo, el apoyo que recibe viene por lado de que las personas van a poder comprar en el mundo por un monto razonable y que el estado recaudara casi la mitad de lo que se importe, es una manera de competir muy medida que favorece al consumidor y no descuida a la producción nacional.

De la mano del desarme del cepo, un tipo de cambio más atractivo y la posibilidad de girar divisas, juega un rol fundamental en la llegada de nuevas compañías y, también, para la expansión de aquellas firmas que ya están instaladas en el mercado interno.

Entre los sectores que se presentan más favorecidos con el nuevo gobierno son:

  • Indumentaria: con el regreso de capitales estadounidenses en el rubro textil y la posibilidad de que marcas del exterior desembarquen en el país.
  • Tecnología: las mayores novedades vinieron por el lado de Apple reponiendo el stock e incrementando la oferta del producto en el mercado interno.
  • Autos: en la medida que el mercado se normalice, se volverá acomponer la oferta de la misma manera que antes. Es decir, tendremos una gama de lanzamientos mucho más amplia.
  • Juguetes: se espera el regreso de las firmas que abandonaron el país y que así avancen las inversiones y se normalice la variedad y el stock.
  • Franquicias: expectativas por parte de marcas internacionales, sobre todo estadounidenses y españolas que están comenzando a evaluar seriamente el desembarco en el país.

La apertura del comercio exterior propuesta por los economistas de Macri fueron cuestionadas incluso por la expresidente ya que podrían poner en riesgo a las pymes y los sectores sensibles a las importaciones, lo cual generaría un alto desempleo de trabajadores industriales y una balanza en déficit.

En contra de todos los pronósticos económicos y el discurso antimodernista que impera en la Casa Rosada, la Argentina no percibió en los primeros seis meses de gobierno de Mauricio Macri una apertura indiscriminada de las importaciones. Por el contrario: el ingreso de productos extranjeros al país en lo que va del año cayó un 5% respecto del período enero-mayo de 2015. El freno a las importaciones ya no tiene que ver con una política extremadamente proteccionista, como la que impuso Cristina Kirchner sino que se debe a la caída del nivel de actividad económica, el tipo de cambio, la reorganización del sistema del comercio exterior y a cierta desconfianza que persiste en el extranjero ante las políticas aplicadas actualmente con resultados limitados en corto plazo. Según los funcionarios de la Secretaria de Comercio pueden pasar hasta tres años para que se completen las reformas y se normalice el sistema. Todo esto apunta a romper del todo el cepo ¨morenista¨ y agilizar el comercio exterior.