23 mayo, 2024

page

CAD.

A pesar de sus ubicaciones geográficamente en partes opuestas del planeta, las relaciones entre Tailandia y Argentina siguen estrechas.

Los vínculos comerciales tuvieron una evolución positiva desde 2002 en adelante. Entre 2002 y 2004 encontramos un crecimiento en las exportaciones argentinas hacia Tailandia del 20 % (ALADI, 2014). Entre los años 2002 y 2007 se puede observar un aumento del comercio bilateral, que hasta 2004 arrojó un saldo favorable a la Argentina, tendencia que se revirtió en 2005 y se mantuvo hasta 2013. Las exportaciones argentinas tuvieron un alto grado de concentración en aquellos productos derivados del complejo oleaginoso sojero destinados a la alimentación animal. Es decir que dependió durante esos años de la evolución de la industria alimentaria tailandesa. Por este motivo, durante la época de la gripe aviar que afectó las exportaciones tailandesas de pollos, se vieron disminuidas las importaciones de alimento para animales desde Argentina.

La harina y los porotos de soja representaron el 75 % de las ventas argentinas en este período, seguida por los cueros con un 7 % o sea que no hay una diversificación en la canasta exportadora. Por su parte, desde Tailandia las importaciones se compusieron de reactores nucleares, calderas, máquinas, aparatos y artefactos mecánicos y sus partes en un 44 %, de automóviles, tractores, velocípedos y demás en un 13%.

Estos grupos representan el 85 % de las exportaciones tailandesas hacia Argentina. Una composición parecida se observa para el período 2008-2013, lo que permite afirmar que estructuralmente el país asiático tiene una canasta de exportación diversificada y basada en bienes con mayor grado de valor.

La relación con Tailandia ha tenido escasa relevancia en la agenda externa de la Argentina, sin embargo desde 2003 en adelante en el marco de una estrategia de diversificación, los lazos comerciales con este país han tomado mayor dinamismo. Entonces la similitud de la capacidad económica ha resultado de extrema ventaja a la hora de relacionar a ambos estados.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *