Inicio El Mercurio - Hg (Usos, Riesgos, Exposción, Manipulación, Transporte, Almacenaje, EPPs y...
Array

El Mercurio – Hg (Usos, Riesgos, Exposción, Manipulación, Transporte, Almacenaje, EPPs y Residuos)

Es un metal pesado plateado que a temperatura ambiente es un líquido inodoro. No es buen conductor del calor aunque es buen conductor de la electricidad. Insoluble en agua y soluble en ácido nítrico. Por encima de los 40 °C-, produce vapores tóxicos y corrosivos. Es dañino por inhalación, ingestión y contacto: se trata de un producto muy irritante para la piel, ojos y vías respiratorias.

Se utiliza para la fabricación de productos químicos industriales, aplicaciones eléctricas y electrónicas, en termómetros, en lámparas fluorescentes, en amalgamas dentales. Compuestos de mercurio se pueden encontrar en algunos medicamentos, antisépticos, laxantes, pomadas para dermatitis, colirios, aerosoles nasales. Para el proceso de producción de cloro y soda cáustica, en los telescopios de espejo líquido y en insecticidas.

Extremadamente tóxico, debe ser manejado con cuidado; en los casos de derrames, existen procedimientos de limpieza para evitar la exposición y dispersión. Las gotas más pequeñas depositadas sobre superficies duras pueden recogerse con un cuentagotas, o bien empujar suavemente el derrame hacia un recipiente desechable. Aspiradoras y escobas causan una mayor dispersión y no deben utilizarse. Se deberá esparcir escamas de azufre, zinc, o algún otro material en polvo que forme una amalgama antes de ser recogidos. Puede ser absorbido por la piel y las membranas mucosas y sus vapores pueden ser inhalados, por lo que los contenedores de mercurio deberán estar sellados para evitar derrames y evaporación.  El mercurio procede de actividades humanas (centrales térmicas, combustión del carbón, producción de oro, producción de metales no ferrosos (fundiciones), producción de cemento, a partir de vertederos, incluyendo basuras domésticas y residuos peligrosos (baterías, pilas, tubos fluorescentes, etc.), hornos crematorios, producción de soda cáustica, acero) y actividades naturales (vulcanismo, por ejemplo). El mercurio depositado puede ser re-emitido a la atmósfera mediante su intercambio entre el océano y el aire o la combustión de biomasa.

En el etiquetado deben incorporarse las frases “Tóxico por inhalación” “Peligro de efectos acumulativos” “Consérvese bajo llave y manténgase fuera del alcance de los niños” “Manténgase el recipiente bien cerrado” . MEDIDAS A TOMAR EN CASO DE VERTIDO: Aspirar el mercurio con una bomba de vacío. Para inertizar cualquier zona contaminada, formar una amalgama con una pasta formada por polvo de cobre e hidrosulfato potásico mezclados con agua. La formación de la mezcla debe llevarse a cabo en recipientes de cristal, porcelana o plástico, NUNCA DE ALUMINIO. Para revolver y aplicar usar únicamente espátulas de madera. Si el vertido es una disolución, recogerlo con material absorbente y depositarlo en un recipiente bien cerrado, debiendo tratarse como residuo especial. Nunca deseche mercurio en la basura ni lo descarte a través de los drenajes de agua.  Se debe orientar a todo el personal sobre aquellos procesos, equipos, instrumentos, productos y materiales que pudieran contener mercurio. Es recomendable adiestrar a un grupo de empleados sobre cómo responder ante situaciones imprevistas de derrame o escape.

La Organización Mundial de la Salud trata al mercurio como un riesgo laboral, y se han establecido límites de exposición laboral específicos.  Efectos nocivos: temblores, deterioro de habilidades cognitivas, y alteraciones del sueño en trabajadores con exposición al vapor de mercurio, dolor en el pecho, disnea, tos, deterioro de la función pulmonar, y la evidencia de neumonitis. Se transporta en estado líquido. Los contenedores deben cerrarse herméticamente. Se pueden emplear contenedores de acero, acero inoxidable, hierro, plásticos, vidrio o porcelana. Deben evitarse los contenedores de plomo, aluminio, cobre, estaño y cinc. Almacenar en áreas frías, secas, bien ventiladas, ya que a temperaturas mayores de 40 °C produce vapor. Debe estar alejado de ácido nítrico concentrado, acetileno y cloro. Debe almacenarse en recipientes irrompibles de materiales resistentes a la corrosión.

El espacio de almacenamiento debe estar situado en una zona de acceso restringido. Debe estar lejos de cualquier salida o admisión de aire. Techo y paredes que lo protejan del clima,  techo inclinado para drenar el agua, piso de material liso e impermeable. El espacio de almacenamiento debe mantenerse fresco y seco para minimizar la volatilización y por debajo del 40% de humedad para minimizar la corrosión. El recipiente debe ser: Fácil de abrir y sellar,  A prueba de fugas y hermético, Hecho de material que no reaccione o se amalgame con mercurio, Hecho de material que no sea frágil y resistente a la corrosión.

Se deberá utilizar protección respiratoria provista del adecuado filtro, protección ocular recomendada así como guantes indicados. RECOMENDACIONES: quítese los zapatos y deposítelos en bolsas plásticas, deje sus zapatos afuera de la casa.  Al quitarse la ropa, métala en bolsas plásticas separada del resto de su ropa. Descontamínese en la ducha con mucha agua y jabón. Descarte todo material contaminado con mercurio como desperdicio peligroso.

Argentina cuenta con 4 plantas operadoras de residuos de mercurio habilitadas, en el marco de la Ley Nacional 24.051, para la recepción de los residuos estabilizados. Estas plantas operadoras poseen instalaciones para la recepción y manejo de los desechos de mercurio por el sistema de relleno de seguridad, cumpliendo con los requerimientos de diseño establecidos por la normativa local provincial y nacional .Tratamiento Fisicoquímico de estabilización: Para residuos que contienen mercurio elemental, la estabilización se efectúa en un reactor mediante la utilización de polisulfuro de sodio, agua y cemento. De esta manera el mercurio queda estabilizado bajo la especie de sulfuro de mercurio. Disposición Final en Relleno de Seguridad: Se disponen los residuos de mercurio estabilizados bajo la forma de sulfuro. En cuanto a los controles ambientales del funcionamiento del relleno de seguridad, efectúan monitoreo de calidad de aguas subterráneas en forma trimestral y anual.

 

Artículo anteriorCromo Hexavalente
Artículo siguienteSustancias Químicas

Reservá tus vacaciones

Fotografía