Inicio Liderazgo Organizacional
Array

Liderazgo Organizacional

El liderazgo organizacional se define como la capacidad que tiene una persona para influir en otra y guiarla hacia la obtención de una meta y/o objetivo común por medio de la utilización de herramientas que inspiran a sus seguidores cierto grado de seguridad y de confianza a la hora de realizar una tarea asignada,la clave del liderazgo organizacional está en la inclusión de los roles y circunstancias laborales de cada persona,del ambiente y de la cultura de la organización.

El clima laboral es una parte fundamental en el ejercicio del liderazgo organizacional que es lo que va a marcar el grado de satisfacción y motivación de los miembros del equipo y su actitud para seguir las instrucciones del líder estos son efectivos cuando cuentan con el apoyo de personas que comparten sus ideas y se comprometen a trabajar para el cambio de la realidad.

Para que el liderazgo organizacional se produzca, se tienen que dar dos elementos:

Un proceso previo de planificación que permita obtener una perspectiva global de las interacciones internas de la empresa y coordinar las distintas áreas, grupos o trabajadores.

La creación de relaciones sólidas y cercanas entre el líder y los subordinados, que faciliten la comunicación a través del respeto y la confianza.

Tambien es importante que tener en cuenta las siguientes características que debe tener un líder:

 Creativos:  siempre deben buscar nuevas ideas y afrontar el futuro.

Participativos: escuchar a todos por igual a fin de permitir el crecimiento personal e intelectual de los participantes

Visionarios:  tienen la capacidad de proyectarse, ser creativo en el tiempo y espacio e invita a los miembros de la organización a participar

Apasionado: comprometido con su visión,no se rinde,siempre contagia y convence democráticamente

Eticos y coherentes:  debe honesto, transparente y lo que dice debe cumplirlo a fin de no perder credibilidad y confianza.

En Conclusión ser un buen líder significa saber dirigir a un grupo o colectividad hacia el bien común, crea con el grupo humano condiciones adecuadas y necesarias para lograr que la mayoría este bien social y económicamente. No es individualista “yo” es “nosotros” “todos

El liderazgo fortalece la organización desarrolla capacidades, todos o la mayoría están motivados a lograr los objetivos propuestos, tienen proyección de futuro, los logros se obtienen en equipo.

Un ejemplo de Lider Organizacional es Steve Jobs que es el fundador de Apple uno de los máximos exponentes del modelo de liderazgo organizacional. Steve Jobs tuvo la capacidad de sacar lo mejor de cada trabajador en su empresa y de construir espacios colaborativos donde se gestaron ideas colectivas por encima de los egos individuales.

El origen del éxito de su compañía tecnológica no radica en sus recursos  sino en saber asignar a cada empleado al área en la que mayores fortalezas presenta, y conseguir crear lazos entre todos los miembros de la organización, para que dejen de lado sus aspiraciones individuales en pos de logros conjuntos superiores,el objetivo de este visionario al fundar Apple era “construir una sociedad duradera donde las personas estuvieran motivadas para hacer grandes productos. Todo lo demás era secundario. Sin duda, fue genial obtener beneficios, pero los productos, y no los beneficios, fueron la motivación”.

 

A veces es necesario hacer un cambio de liderazgo algunos empresarios temen que su organización pase de un estado a otro, sin embargo, todo proceso de cambio será positivo siempre y cuando éste beneficie a los trabajadores, consumidores y clientes de la empresa. El cambio puede llevarse a cabo en diferentes áreas: negocio, tecnologías utilizadas, actitudes, administración, procesos y organización, entre otras.

El cambio traerá beneficios efectivos si el equipo está comprometido con ello, si todos están alineados a una misma estrategia, a la misión y visión de la empresa. En el camino, es muy probable que surjan algunos inconvenientes, pero los directivos deben estar preparados para asumir y mantener  los riesgos.

Lo más importante en este proceso es el recurso humano; los actores involucrados deben colaborar entre sí y poner mucho de su esfuerzo, motivación, preparación y satisfacción en todo lo que hacen. Es muy importante que el líder de la empresa sienta confianza en su equipo y los estimule a ser cada vez mejores. La desconfianza solo traerá desmotivación y conflictos en el equipo.

El proceso de cambio no puede ser autoritario ni acelerado. Todo lo contrario, el ambiente de trabajo durante esta fase cambiante debe ser tranquilo y flexible, con la meta de que todos puedan avanzar sin presión. La necesidad del cambio debe ser aceptada y asimilada por los principales directivos, pero también por todo el personal.

Para llevar a cabo la gerencia del cambio, es necesario cumplir con tres fases: en un principio, los directivos deben cuestionar la situación actual de la organización, preguntarse si es necesario un cambio, en todos los aspectos y, de ser así, fijar y diseñar las metas a cumplir.

En segundo lugar, se debe llevar a cabo el cambio, aclarar el panorama organizacional, reforzar las responsabilidades y tareas de las personas involucradas, crear las estructuras necesarias, desarrollar y diseñar nuevos sistemas y comenzar con el proceso de impulsar nuevas actitudes y formas de trabajo.

Es muy posible que, una vez producido el cambio, la organización se de cuenta que el entorno ha seguido actualizándose con nuevos avances tecnológicos y formas de hacer negocio, por ejemplo. Es aquí cuando los empresarios deben ser dinámicos y hacer lo posible para adaptarse y sobrevivir a los cambios que impone la sociedad actual.

Reservá tus vacaciones

Fotografía