Inicio ¿Que extintor conviene usar?
Array

¿Que extintor conviene usar?

En este informe voy a explicar un poco que son los extintores o comúnmente llamados “matafuegos” cuáles son sus tipos y diferentes clases. Los extintores son elementos portátiles destinados a la lucha contra principios de incendios, los cuales pueden ser dominados y extinguidos en forma breve, con ellos podemos evitar que un fuego se propague y se transforme en un incendio peligroso.

 

Tipos de extintores por tipo de fuego

En las etiquetas de los extintores podemos ver siempre de qué tipo de extintor es, esas letras pueden ser A, B, C, D y K. Hacer referencia al tipo de fuego que puede sofocar el extintor.

En resumen los tipos de extintores según el fuego son:
Clase A: fuegos con combustibles sólidos como madera, cartón, plástico, etc.
Clase B: fuegos donde el combustible es líquido y gas por ejemplo aceite, gasolina o pintura.
Clase C: fuegos eléctricos
Clase D: son los más raros, el combustible es un metal, los metales que arden son magnesio, sodio o aluminio en polvo.
Clase K: La clase K (kitchen) es indicada principalmente para fuegos en cocinas, se refiere a los incendios que implican lubricantes o aceites.

 

Tipos de extintores según el agente extintor que utiliza

Extintores de agua

El agua es un agente físico que actúa principalmente por enfriamiento, por el gran poder de absorción de calor que posee, y secundariamente actúa por sofocación, entonces el agua que se evapora a las elevadas temperaturas de la combustión, expande su volumen, desplazando el oxígeno y los vapores de la combustión. Son aptos para fuegos de la clase A. No deben usarse bajo ninguna circunstancia en fuegos de la clase C, porque el contenido con el cual están cargados estos extintores conduce la electricidad.

Extintores de espuma

Actúan por enfriamiento y por sofocación, su espuma genera una capa continua de material acuoso que desplaza el aire, enfría sofoca con la finalidad de detener o prevenir la combustión. Estos extintores son aptos para fuegos de la clase A y fuegos de la clase B.

Extintores de dióxido de carbono

Debido a que este gas está encerrado a presión dentro del extintor, cuando es descargado se expande rapidamente. Como consecuencia de esto, la temperatura del agente desciende, hasta valores que están alrededor de los -79°C, lo que motiva que se convierta en hielo seco, de ahí el nombre que recibe esta descarga de “nieve carbónica”. Esta niebla al entrar en contacto con el combustible lo enfría. También hay un efecto secundario de sofocación por desplazamiento del oxígeno. Se lo utiliza en fuegos de la clase B y de la clase C, por no ser conductor de la electricidad. En fuegos de la clase A, se lo puede utilizar si se lo complementa con un extintor de agua, por si mismo no consigue extinguir el fuego de arraigo.

Extintores de Polvo químico seco triclase ABC

Actúan principalmente químicamente interrumpiendo la reacción en cadena. También actúan por sofocación, el fosfato mono amónico del que generalmente están compuestos, se funde a las temperaturas de la combustión, originando una sustancia pegajosa que se adhiere a la superficie de los sólidos, creando una barrera entre estos y el oxígeno. Son aptos para fuegos de la clase A, B y C.

Extintores a base de reemplazantes de los halógenos (Haloclean y Halotron I)

Actúan principalmente, al igual que el polvo químico, interrumpiendo químicamente la reacción en cadena. Tienen la ventaja de ser agentes limpios, es decir, no dejan partículas ni residuos, además de no ser conductores de la electricidad. Son aptos para fuegos de la clase A, B y C.

Extintores a base de polvos especiales para la clase D

Algunos metales reaccionan con violencia si se les aplica el agente extintor equivocado. Existe una gran variedad de formulaciones para combatir los incendios de metales combustibles o aleaciones metálicas. No hay ningún agente extintor universal para los metales combustibles, cada compuesto de polvo seco es efectivo sobre ciertos metales y aleaciones especificas. Actúan en general por sofocación, generando al aplicarse una costra que hace las veces de barrera entre el metal y el aire. Algunos también absorben calor, actuando por lo tanto por enfriamiento al mismo tiempo que por sofocación. Son solamente aptos para los fuegos de la clase D.

Extintores para fuegos de la clase K a base de acetato de potasio

Son utilizados en fuegos que se producen sobre aceites y grasas productos de freidoras industriales, cocinas, etc. El acetato de potasio se descarga en forma de una fina niebla, que al entrar en contacto con la superficie del aceite o grasa, reacciona con este produciendo la formación de una espuma jabonosa que sella la superficie separándola del aire. También esta niebla tiene un efecto refrigerante del aceite o grasa, parte de estas finas gotas se vaporizan haciendo que descienda la temperatura del aceite o grasa.

 

Como conclusión de este informe se puede decir que nunca esta demás conocer las diferentes clases de fuegos y los tipos de extintores correspondientes a cada uno de ellos ya que por falta de conocimiento o mal uso de esta herramienta, un simple principio de incendio puede agrandarse o causar daños inesperados solo por el hecho de que se eligió el extintor equivocado.

 

Artículo anteriorResiduos patogénicos
Artículo siguienteLa imagen personal

Reservá tus vacaciones

Fotografía