Inicio Contaminación en Mar del Plata
Array

Contaminación en Mar del Plata

En el imagen1siguiente trabajo se verá la problemática de la contaminación ambiental en la ciudad de Mar del Plata.

Hipótesis: El crecimiento del turismo de masas en Mar del Plata aumentó la contaminación ambiental de la ciudad.

El trabajo tiene un enfoque cuantitativo con un alcance correlacional, asociando distintas variables para entender la problemática.

En las últimas décadas, el turismo se ha transformado en la industria más importante del mundo. Aún en los países altamente desarrollados, los viajes y el turismo generan más divisas que  la exportación de automóviles, de productos agrícolas o de productos químicos. En muchas partes del mundo, el turismo es la fuente de empleo más importante y es visto como la principal herramienta del desarrollo económico regional, e incluso nacional. Los beneficios reales y potenciales que trae el turismo muchas veces hacen olvidar que tiene sus costos, y que éstos  también son muy importantes.

La contaminación de las zonas costeras representa en la actualidad un grave problema ambiental ya que ocasiona daños económicos, turísticos y disminuye su calidad sanitaria.

Dado que la ciudad de Mar del Plata presenta una economía tradicionalmente orientada al turismo, se ha cuestionado el efecto de todos los desechos arrastrados al mar por distintas vías, sobre la estética de las playas, la aptitud para el uso recreacional, la influencia directa sobre el aumento de enfermedades, y también sobre la incidencia en la calidad microbiológica de los productos obtenidos del mar. Riesgo sanitario relacionado al uso de aguas contaminadas con fines recreativos o para el cultivo de crustáceos.

Debido a sus características intrínsecas, los sistemas costeros resultan muy sensibles a los cambios usualmente asociados al turismo masivo de sol y playa.  La deriva costera y los vientos transportan rápidamente a las especies invasoras y a los contaminantes, y en general, colaboran con la expansión de efectos indeseados resultantes de una gestión ambiental inadecuada.

Las actividades turísticas han producido alteraciones irreversibles e indeseables en el medio natural en muchas áreas costeras. En Argentina, el turismo masivo de sol y playa ha sido el modelo predominante durante la mayor parte del siglo XX y los innegables beneficios que ha generado este modelo muchas veces han llevado a soslayar los problemas que trae aparejados.

El turismo contamina en grandes cantidades debido a la infraestructura de servicios hoteleros y segundas viviendas que precisa, la utilización masiva de automóviles, actividades turísticas tales como la pesca deportiva, extracción ilegal de arena, conchilla y moluscos, contaminación por desechos en playas y al rededores, etc. Y no es solo lo que se ve directamente sino todo lo que ocurre indirectamente, los desagües y basurales no dan abasto con la llegada del turismo y es por esto que se crean basurales ilegales o se vierten desechos al mar también de forma ilegal. El aumento de la población turística incrementa consecuentemente las demandas de agua potable.

Pero el turismo no es lo único que perjudica a esta ciudad, no se tienen en cuenta medidas para mejorar o impedir la problemática, de lo contrario, las medidas que toma el municipio perjudican la situación, como por ejemplo la utilización de la arena de playa para las construcciones o las obras construidas para la retención de arena (espigones) que impiden la circulación y renovación del agua y la arena.

La falta de legislación en Argentina referida a los criterios de balneabilidad que se deben adoptar en las zonas marinas costeras  con fines recreacionales, obliga a utilizar criterios internacionales. Según los mismos las aguas marplatenses no son aptas para fines recreacionales, ni para el cultivo de peces o moluscos.

No existen programas de información al turista sobre las normativas vigentes; estas normativas muchas veces no son cumplidas ni siquiera por los residentes permanentes. La influencia de las actividades asociadas al turismo se extiende mucho más allá del límite de edificación  afectando a las playas más alejadas, que son precisamente las únicas que conservan características naturales.

Para mantener un correcto equilibrio entre áreas urbanizadas y áreas naturales es necesario realizar una adecuada planificación integrada del desarrollo de toda la zona costera en su conjunto, que permita asimismo mejorar el balance entre los beneficios económicos, por un lado, y el costo ambiental y social, por el otro. Como parte del desarrollo regional, sería conveniente que el turismo de cada localidad tuviera un perfil diferenciado, en vez de avanzar en la masificación incontrolada que conduce al deterioro ambiental.

Con un enfoque adecuado, la industria turística, el desarrollo económico y la conservación de los recursos naturales (y también de los recursos históricos y culturales) no son objetivos incompatibles; por el contrario, son en realidad complementarios. El turismo puede así constituirse en una herramienta inmejorable para valorar el patrimonio paisajístico-natural e histórico-cultural  de la zona costera bonaerense y, al mismo tiempo, proveer los recursos económicos necesarios para su conservación.

Un adecuado balance entre áreas urbanizadas y áreas naturales puede permitir diversificar la oferta turística, preservar el funcionamiento de los sistemas dinámicos naturales, evitar el deterioro irreversible de las áreas intervenidas y mantener una relación óptima entre los costos ambientales y sociales, por un lado, y por el otro, los beneficios económicos.

Se recomienda la aplicación y el control de la reglamentación vigente para  vertidos industriales, pluviales y de los arroyos que atraviesan zonas pobladas, en especial de aquellos que vierten en zonas cercanas a áreas de uso recreacional. La ciudad de Mar del Plata se enfrenta a una problemática ambiental de elevado riesgo económico y sanitario. Deberá comenzar a remediar esta situación antes que sea demasiado tarde y las zonas de uso recreacional se conviertan en ambientes clausurados por la elevada contaminación.

Reservá tus vacaciones

Fotografía