Inicio Cuando la Etica Profesional" se hunde
Array

Cuando la Etica Profesional” se hunde

 A la frase ‘’EL ÚLTIMO EN ABANDONAR EL BARCO ES EL CAPITÁN’’…SE LA LLEVÓ LA MAREA…

costa-concordia

Caso Costa Concordia

Muchos recordarán la tragedia del hundimiento del Crucero Costa Concordia, dónde la nave encalló en las costas de la Isla de Giglio, Italia, y produjo la muerte de cuarenta pasajeros y varios desaparecidos.

¿Pero…cuales fueron las causas?, ya lo decía Aristóteles cundo hablaba de la libertad del hombre: ’’Elegir entre llevar a buen puerto a los pasajeros o salvarse a sí mismo’’

El 13 de enero de 2012,  zarpa de Citavecchia con destino a Savona, el Crucero Costa Concordia. Su capitán, Francesco Schettino, con actitud poco profesional, se desvía de la ruta programada hacia las costas de Giglio por pedido del chef, quien tenía familiares allí, pero no contó con que al acercarse a la costa, chocaría con rocas, las cuales iban a producir una brecha de 70m., causante del hundimiento del barco.

Los informes y pericias realizadas con posterioridad indicaron que al momento del accidente, desde la base central preguntaron si hubo algún inconveniente, diez minutos después, se avisa sobre una falla eléctrica.

Una hora más tarde, se informa lo acontecido realmente y se da la orden de evacuación.

El capitán fue el primero en abandonar el barco…

Desde la base, advirtieron que éste se encontraba en tierra y lo obligaron a regresar, sin embargo, fingió estar dentro del buque, con lo cual no coordinó la operación de salvataje.

Con respecto a la tripulación, fueron los primeros en abordar los botes salvavidas y más de uno no sabía cómo utilizarlos, según informaron pasajeros días después.

Tampoco se realizaron los simulacros de evacuación que por protocolo deben realizarse hasta 48hs luego de zarpar.

La caja negra no estaba registrando los datos adecuadamente y las puertas con cierre hermético estaban abiertas.

Las consecuencias de la tragedia, no sólo fueron las víctimas, también se produjeron daños medioambientales por el derrame de petróleo y aceites en la zona.

El capitán fue arrestado inmediatamente por provocar naufragio, muerte de varias personas, impericia y hundimiento de la embarcación antes de poner a salvo a los pasajeros.

Queda expuesto así la carencia de ética profesional y compromiso con el servicio, lo que lo hizo traicionar el principio fundamental de la actividad marina ‘’el último en abandonar el barco es el capitán’’

Por otro lado, habría que preguntarse… ¿cuánta responsabilidad tuvo la empresa Costa Cruceros sobre el accidente?, ¿por qué no estaban indicadas las rocas en el mapa de ruta?, ¿cómo fué que contrataron a personal irresponsable y si se estaban haciendo las capacitaciones y controles adecuados…?

La empresa pagó una multa millonaria por el hecho, lo cual refleja el incumplimiento ético del mundo empresarial y al compromiso con el bien común.

Francesco Schettino fue condenado a 16 años de prisión y en su último alegato dijo: ’’Aquella noche también morí yo’’…

Tal vez, si se hubiera quedado en el barco, las muertes por imprudencia seguirían existiendo, pero tendría el atenuante de haber salvado vidas.

La libertad nos hace responsables ante la sociedad, tenemos la facultad de elegir y asumir las consecuencias.

 Si bien es uno de los bienes más preciados que tenemos, como dijo el filósofo Jean-Paul Sartre…

Estamos condenados a la libertad

casocosta

 

Reservá tus vacaciones

Fotografía