13 abril, 2024

Argentina y su relación con el Club de París.

El Club de París es una agrupación de países y de bancos oficiales que han actuado como aseguradores de crédito a otros países. Su función principal es coordinar formas de pago y renegociar en forma conjunta. Este foro informal esta formado por Alemania, Australia, Austria, Bélgica, Canadá, Corea del Sur, Dinamarca, Estados Unidos, España, Finlandia, Francia, Irlanda, Italia, Japón, Noruega, Rusia, Países Bajos, Reino Unido, Suecia, Suiza e Israel.

Sede del Club de París
Sede del Club de París

La relación entre Argentina y el Club de Paris se originó en mayo de 1956 mientras estaba el gobierno de facto de Aramburu como marco para renegociar las deudas externas de países. La deuda externa de Argentina en 1956 era de US$500 millones y como se quería evitar que Argentina entrara en default, pactó con naciones europeas suplantar convenios bilaterales por un sistema multilateral de pagos, llámese “Club de Paris”.

El total de la deuda era de 500 millones de dólares. Argentina le debía a los siguientes países: Alemania US$158,5 millones; Italia US$133,5 millones; Japón US$6,2 millones; Reino Unido US$75,2 millones; Francia US$34 millones y Países Bajos US$25 millones.

Con el tiempo la deuda fue aumentando y las negociaciones quedaron congeladas en 2001, a partir del default. Durante las presidencias de Menem y De la Rúa la deuda creció un 40%.

En septiembre de 2008 Cristina Fernández de Kirchner dicto el decreto que estableció la cancelación total de la deuda contraída con el Club de París con reservas de libre disponibilidad del Banco Central y que los pagos serían en efectivo. Así, se evitaba la intervención del FMI.

Pero, después con la crisis financiera internacional el gobierno postergó esta decisión y determinó conservar las reservas.

En Junio de 2014 Argentina y el Club de París acordaron que el monto total de la deuda era de US$ 9.700 millones, que el plazo de 5 años e intereses del 3%. También se acordó un cronograma de pagos mínimos por años y pagos adicionales si aumentaban las inversiones de países miembros. Es decir, Argentina debería pagar un monto mínimo por año que va incrementándose de acuerdo a inversiones provenientes de los países miembros del Club de París.

El monto total de US$ 9.700 millones se compone de US$ 4955 millones de capital, US$ 1102 millones de intereses y US$3633 millones de intereses punitorios, o sea cargos que se agregan por no haber pagado a tiempo.

El total de la deuda corresponde a obligación con 16 países en 8 diferentes monedas. Por lo que la deuda medida en dólares “no constituye una suma fija en el tiempo”.

Argentina pago la primera cuota el 29 de julio de 2014, 48 antes de su vencimiento, por un monto de US$ 642 millones.

En mayo de 2015 Argentina pago la segunda cuota al Club de París por US$ 683 millones. Según fuentes del Banco Central el pago se efectuó a 24 aseguradoras en 8 monedas distintas, entre ellas las que más destacaron fueron euros, Yanes y dólares estadounidenses.

En lo que va del 2016 el gobierno abonó US$507 millones el martes 24 de mayo y US$970 millones del 26 de mayo.

Con respecto a lo realizado por el Club de París con otros países de la región, a Cuba en el 2015 doce miembros del Grupo de Acreedores de Cuba, del cual pertenece el Club de París, decidieron condonarle US$ 8500 millones de dólares de intereses que se generaron por el atraso en el pago de la deuda. Al Club de París le pertenecía casi la mitad de dicha deuda, lo que es alrededor de unos US$ 4000 millones. También se acordó que La Habana abonara en cambio US$ 2600 millones de retrasos en un lapso de 18 años, teniendo en cuenta la situación económica del país. Esta negociaciones entre el Club de París y Cuba son las primeras desde el año 2001. Esto proporcionó a entablar nuevas relaciones entre Cuba y la comunidad financiera internacional.

Perú acordó con el Club de París la posibilidad de oficializar el pago adelantado de la deuda externa. De esta forma pudo devolver anticipadamente hasta US$ 1559 millones de su deuda externa. Para poder financiar dicha operación de prepago se realizo emisión internacional de bonos y emisión en el mercado interno.

En una situación completamente diferente está Brasil, que pudo cancelar su deuda con el Club de París en el año 2006 y ahora apunta a integrarse al Club. En mayo de 2006 Brasil desembolsó la última cuota de US$ 692 millones al Club de París, cuando en realidad el cronograma de pagos se previa que sería hasta enero del 2007.

En conclusión es favorecedor acudir al Club de París para solucionar problemas de pago y llegar acuerdos de reestructuración. Los préstamos son una solución momentánea pero no hay que dejar de lado que, con un mal manejo de las deudas externas, pueden llegar a ser también un problema de largo plazo. Sin embargo, el financiamiento externo es clave para que se desarrolle el país.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *